snow-covered-mountain-during-sunrise

“El que cree en Él no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.19 »Y este es el juicio: que la Luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la Luz, pues sus acciones eran malas. 20 Porque todo el que hace lo malo odia la Luz, y no viene a la Luz para que sus acciones no sean expuestas. 21 Pero el que practica la verdad viene a la Luz, para que sus acciones sean manifestadas que han sido hechas en Dios” (Juan 3:18-21).

Desde que el pecado entró al mundo, este se convirtió en un lugar oscuro. El mal parece reinar, y la gente vive en oscuridad. Pero hay esperanza porque “la luz ha venido a este mundo» (Juan 3:19). Esta luz es una persona, y esa persona es Jesucristo. Él ha traído verdadera sabiduría y conocimiento moral a este mundo oscuro. Él ha traído al mundo la luz de la presencia de Dios. La luz trae gozo, vida, y es nuestra guía de vida.

Esta luz hace posible el caminar por el camino correcto. Pero la luz también expone nuestros malos actos, y a mucha gente no le gusta esto. No les gusta ser expuestos a la luz, y prefieren quedarse en la oscuridad en sus pecados. Como consecuencia, deben pasar la eternidad alejada de Dios, en un horrible lugar llamado «las tinieblas exteriores» (Mateo 22:13). Quien sea que «haga lo que es verdadero» no debe temer a la luz de Dios. Este «va hacia la luz, para que pueda ser claramente visto que sus actos han sido guiados por Dios».

¿Vives en la luz de la presencia de Dios?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *