“Por tanto, Yo vengo pronto, y Mi recompensa está conmigo para recompensar   a cada uno   según sea su obra. 13 Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin».14 Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad. 15 Afuera están los perros, los hechiceros, los inmorales los asesinos, los idólatras, y todo el que ama y practica la mentira.

Testimonio final

16 «Yo, Jesús, he enviado a Mi ángel a fin de darles a ustedes testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana».

Invitación final

17 El Espíritu y la esposa dicen: «Ven». Y el que oye, diga: «Ven». Y el que tiene sed, venga; y el que desee, que tome gratuitamente del agua de la vida   (Apocalipsis 22:12-17).

Nuestro último texto con un «Yo Soy» aparece en el libro de Apocalipsis. Este texto no se trata de la Vida de Jesús en la tierra, sino de la visión que Juan tuvo sobre el futuro. En esta visión, Jesús se le aparece y le dice palabras tranquilizadoras, ya que los cristianos enfrentarán hostilidad y dificultades cuando intenten vivir correctamente. No será fácil seguir viviendo en la fe. Pero Jesús prometió: «Esperen, que Yo vuelvo pronto» (verso 12).

Jesús ha dejado esta tierra luego de su resurrección, pero ese no es el fin de la historia. Él es un Dios eterno. Él existe desde antes que el mundo fuese formado, y permanecerá por siempre. Tanto su vida como su reino son eternos. Esto es alentador cuando nos sentimos amenazados y atemorizados por los hechos a nuestro alrededor. Dios es más grande que cualquier cosa o circunstancia. Este mundo como lo conocemos terminara y quizás nuestra vida terrenal termine antes que esto suceda, pero Jesús estará por siempre.

¿Estás esperando el retorno de Jesús?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *