El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pidió hoy a Portugal que luche contra la propaganda rusa que tiene “influencia” en los países lusófonos, como los de África, y que apoye al pueblo ucraniano en el seno de la Unión Europea.

“Les pido que luchen contra la propaganda rusa con influencia en esos países (de habla portuguesa) que son próximos a ustedes”, dijo Zelenski durante un discurso por videoconferencia ante el Parlamento portugués, donde agradeció a Portugal su trabajo “para defender la independencia, la seguridad, y la soberanía”.

El presidente ucraniano señaló que su país está en el extremo este del continente y Portugal en el oeste, pero “nuestras razones son las mismas”.

“Sabemos que reglas deben existir en Europa de una punta a otra”, dijo Zelenski, que insistió: “las reglas, los derechos y los valores deben ser iguales, sin una dictadura”.

Los pedidos del Kremlin a Ucrania para terminar con la guerra

También aprovechó para recordar que Portugal está cerca de celebrar el 50 aniversario de la Revolución de los Claveles, que el 25 de abril de 1974 acabó con una dictadura de casi medio siglo.

“Saben perfectamente lo que estamos sintiendo, lo que otros pueblos están sintiendo. Saben lo que trae la muerte y la dictadura a Ucrania”, insistió.

Solicitó que Portugal apoye el embargo del petróleo de Rusia y el bloqueo del sistema bancario ruso en el seno de la Unión Europea, y agradeció la ayuda humanitaria.

“Pedimos cosas simples, armamento para defendernos de forma fuerte para desocupar nuestras ciudades de la ocupación rusa”, aseguró Zelenski, que también apeló a que todas las empresas europeas abandonen Rusia, sin aludir específicamente a ninguna.

El presidente ucraniano denunció la barbarie y crímenes de guerra cometidos por Rusia, como la destrucción de Mariúpol -una ciudad “tan grande como Lisboa”, dijo- y recordó a los ucranianos que han abandonado el país a raíz de la invasión.

Un policía comprobaba la documentación de una familia recién llegada a Zaporiyia, procedente de Mariúpol, el pasado 4 de abril. EFE/Manuel Bruque

Un policía comprobaba la documentación de una familia recién llegada a Zaporiyia, procedente de Mariúpol, el pasado 4 de abril. EFE/Manuel Bruque (Manuel Bruque/)

“Imaginen si toda la población de Portugal tuviese que abandonar el país”, dijo, y defendió que los ucranianos no son “refugiados”, sino que fueron “obligados” a dejar temporalmente su tierra.

Hay que parar a Rusia porque “luego van a intentar hacer esto con Bulgaria, Georgia, los Bálticos y otros países”, insistió el líder ucraniano, que durante una intervención de unos 15 minutos desgranó con detalle denuncias sobre crímenes de guerra y violaciones de Derechos Humanos a mujeres y niños en su país.

“Cuente con Portugal”, respondió por su parte el presidente de la Asamblea lusa, Augusto Santos Silva. “Cuente con nuestro apoyo a sus esfuerzos”.

Portugal, recordó, está considerado como de los países más pacíficos del mundo, pero “no somos ingenuos”: “Precisamos ganar la paz y para ello necesitamos hacer frente a la agresión”.

“La lucha de su país por la libertad es la lucha de toda Europa por la libertad. Esa lucha nunca faltó, no falta y no faltará”, concluyó.

El presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, publicó después una nota en la página web de Presidencia en la que agradeció a Zelenski su discurso y al “martirizado pueblo ucraniano el ejemplo que ha dado al mundo en casi dos meses de guerra”.

El presidente del Parlamento, Augusto Santos Silva (D), acompañado del Presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa.

El presidente del Parlamento, Augusto Santos Silva (D), acompañado del Presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa. (MIGUEL A. LOPES/)

“En este momento, en el que sólo hay lugar para la humanidad, la fraternidad y la solidaridad, todos somos ucranianos”, concluyó.

El discurso de Zelenski fue aplaudido en pie por todos los diputados presentes en el Parlamento portugués, donde hoy se vieron pañuelos, corbatas e incluso claveles amarillos y azules en homenaje a la bandera ucraniana.

Los grandes ausentes de la sesión fueron los seis diputados del Partido Comunista, que anunciaron el miércoles que no acudirían al considerar que el presidente ucraniano “personifica un poder xenófobo y belicista”. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *