El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó el jueves que la invasión de Ucrania avanza “según lo planeado”, en el octavo día de operaciones marcado por un bombardeo que dejó 33 muertos y por un acuerdo para abrir un “corredor humanitario” ante el éxodo masivo de civiles.

Tras la caída de Jersón (sur), la primera ciudad importante tomada por los rusos, Putin no mostró disposición alguna de atender el clamor mundial para poner fin a la guerra ni se mostró afectado por el arsenal de sanciones occidentales.

“La operación militar especial avanza conforme al calendario previsto, según lo planeado”, dijo el mandatario al abrir una reunión del Consejo ruso de Seguridad, agregando que sus tropas combaten contra “los neonazis” y que “rusos y ucranianos son un solo pueblo”.

En una conversación previa con su par francés, Emmanuel Macron, Putin prometió continuar “sin concesiones” su ofensiva.

Tras esa conversación, Macron llegó a la conclusión de que “lo peor está por venir” en el conflicto en Ucrania, informó la Presidencia francesa.

Pedido de Zelenski a Putin

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, pidió un mayor apoyo de las potencias occidentales y advirtió que si su país es derrotado, Rusia no vacilará en atacar a los países bálticos y el resto de Europa.

Zelenski le dice a Putin ‘siéntate conmigo, no muerdo, soy un tipo normal’ después del impresionante discurso del presidente ruso llamando a los ucranianos ‘gánsteres extremos’ que usan a los civiles como ‘escudos humanos’ mientras sus fuerzas bombardean implacablemente casas de civiles.

La intervención en Ucrania encendió las alarmas en otras exrepúblicas soviéticas como Moldavia, que oficializó su candidatura para entrar en la Unión Europea (UE).

Reclamó en particular para que los países occidentales “cierren el cielo” ucraniano a los aviones rusos o le entreguen aviones a Ucrania.

Hasta ahora, los países occidentales han entregado armas a Ucrania, pero han centrado su respuesta en una una batería de sanciones para aislar a Rusia diplomática, económica, cultural y deportivamente.

Zelenski dijo que las pretensiones de Rusia contemplan la caída de otros países en seguidilla, como

Estantes vacíos en un supermercado abandonado, en la ciudad de Irpin, provincia de Kyiv (Kiev), Ucrania, 03 de marzo de 2022. EFE/EPA/ROMAN PILIPEY

Estantes vacíos en un supermercado abandonado, en la ciudad de Irpin, provincia de Kyiv (Kiev), Ucrania, 03 de marzo de 2022. EFE/EPA/ROMAN PILIPEY

El jefe de los servicios de inteligencia rusos (SVR) acusó a los países occidentales de buscar “destruir” Rusia y de intentar “establecer un bloqueo económico, informativo y humanitario” del país.

Rusia exige que Ucrania renuncie a ingresar en la OTAN y que la Alianza de defensa transatlántica se retire de sus fronteras.

Bombardeo con 33 muertos

Las tropas rusas intensificaron el jueves, tras la toma de Jersón, sus bombardeos contra otros centros urbanos.

Al menos 33 personas murieron en un bombardeo contra áreas residenciales, incluyendo colegios, de Chernigov (norte), informaron los servicios de emergencia

Los servicios de emergencia también difundieron imágenes filmadas en la zona, en las que se ven humaredas en apartamentos destruidos, con escombros esparcidos en una amplia zona y socorristas transportando cuerpos en camillas.

Zelenski dijo que Rusia pagará por esas tragedias.

“Vamos a reconstruir cada edificio, cada calle, cada ciudad, y le decimos a Rusia: aprendan la palabra ‘reparación’”, declaró.

Las autoridades militares ucranianas afirmaron que zonas residenciales de la ciudad de Járkov, en el este, habían sido “bombardeadas toda la noche”.

La fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) informó el miércoles de la apertura de una investigación por presuntos crímenes de guerra cometidos por las tropas rusas en Ucrania.

Líneas de frente

El asalto a Kiev parece frenado de momento. Según altos funcionarios estadounidenses la inmensa columna de vehículos militares apostada a unas decenas de kilómetros de la capital desde hace varios días está “estancada” por falta de combustible y suministros.

Las tropas que avanzan desde la península de Crimea -anexada por Moscú en 2014- tienen ahora en la mira al puerto de Mariúpol.

Los rusos “buscan imponer un bloqueo como en Leningrado (actualmente San Petersburgo)”, ciudad soviética asediada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, dijo el alcalde de la ciudad, Vadym Boichenko.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) exigió a Rusia el “cese inmediato de todas las acciones” en las plantas nucleares de Ucrania, incluyendo la de Chernóbil, escenario de una catástrofe en 1986. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.