Al menos once muertos, una veintena de desaparecidos y un panorama de destrucción dejaba este miércoles el paso del huracán Agatha en la costa del Pacífico mexicano, donde se mantiene la alerta ante intensas lluvias.

Casas destrozadas, carreteras bloqueadas, al menos dos puentes colapsados y numerosas comunidades aisladas forman parte del balance desolador entregado este miércoles por las autoridades del estado de Oaxaca (sur).

“Se lo llevó el río (…). Cuando nos avisaron que nos saliéramos quisimos sacar algo, pero no pudimos. Yo no saqué un plato, ni una taza, ni una muda de ropa, ni una sábana. Nada”, dijo desconsolada a la AFP Otilia Ríos.

Su frágil vivienda, de techo de lámina y soportes de madera, es una de las decenas que fueron barridas por los vientos y las lluvias en Puente Copalita, una pequeña comunidad en el municipio de Huatulco, cerca de la costa.

En un recorrido realizado por esa zona, la AFP pudo constatar ríos desbordados, caminos cerrados por ramas y árboles caídos y afectaciones en un puente.

Vista de vehículos durante una intensa lluvia debido a las afectaciones por el paso del ciclón Agatha, hoy en la comunidad de Mazunte, en el estado de Oaxaca (México).

Vista de vehículos durante una intensa lluvia debido a las afectaciones por el paso del ciclón Agatha, hoy en la comunidad de Mazunte, en el estado de Oaxaca (México). (Daniel Ricardez/)

Agatha, primer huracán de la temporada en el Pacífico, tocó tierra la tarde del lunes como categoría 2 en la escala Saffir Simpson (de 5 como máximo) en las cercanías de Puerto Ángel, dejando inicialmente solo daños materiales. Pero sus remanentes han desatado intensas precipitaciones.

Los primeros fallecidos se reportaron la tarde del martes y este miércoles el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, informó que suman once muertos y 22 desaparecidos.

Inicialmente, el funcionario estatal había dado cuenta de 33 desaparecidos, pero más tarde aclaró que entre ellos se cuenta a los 11 muertos. Además, indicó que se está a la espera de mayores detalles de los municipios más afectados.

“Abrazo a los familiares de quienes han perdido la vida, deseo que los desaparecidos los encontremos cuando se pueda llegar a todas las comunidades, vamos a estar en esa búsqueda”, señaló el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

Según el pronóstico del Meteorológico mexicano, hay 80% de probabilidades de que en cinco días los remanentes de Agatha salgan al Atlántico con potencial de formación ciclónica, lo que afectaría principalmente a la península de Yucatán.

Lluvias persistentes

En San Pedro Pochutla, municipio por donde pasó el centro del fenómeno, se reportan dos fallecidos, ambos menores de edad, declaró a la televisora Milenio la alcaldesa Saymi Pineda.

Las familias afectadas “no quisieron salirse de sus hogares por temor a perderlo todo y prácticamente lo perdieron todo (…), fueron seis horas de agua y vientos fuertes, fue desesperante”, relató.

La funcionaria detalló que en Zipolite, una conocida playa nudista, hubo una “pérdida total” y no han logrado comunicarse con la zona cafetalera y montañosa del municipio.

“Han tenido que caminar 15 horas” para llegar a la cabecera municipal desde la zona serrana, añadió Pineda.

La mayoría de las muertes ocurrieron en poblados enclavados en la sierra, de difícil acceso y donde los caminos se encuentran cerrados.

Murat detalló que está listo un helicóptero en el balneario de Huatulco para llegar a municipios que están incomunicados, siempre que las condiciones climatológicas lo permitan.

Oaxaca, uno de los estados más pobres, se caracteriza por su dispersión poblacional con más de dos millones de personas que viven en comunidades de menos de 2.500 habitantes, muchas en las montañas, y de ahí lo complicado de establecer un balance preciso, explicó el gobernador.

En la zona afectada han sido destacados militares y guardias nacionales para limpiar los caminos, se hace un recuento de las viviendas afectadas y se trabaja en restablecer plenamente las telecomunicaciones y la electricidad.

El Servicio Meteorológico de México ha alertado que los remanentes de Agatha seguirán ocasionando lluvias en una amplia zona del sur y este del país.

Las autoridades de estados vecinos se mantienen en alerta ante las precipitaciones, sobre todo Veracruz (este), donde hay numerosos y caudalosos ríos.

México sufre cada año el embate de ciclones tropicales tanto en su costa Pacífica como Atlántica, habitualmente entre mayo y noviembre.

En octubre de 1997, el huracán Paulina impactó la costa del Pacífico mexicano como huracán 4 dejando más de 200 muertos, siendo los estados de Oaxaca y Guerrero los más afectados. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.