Un equipo documental que buscaba un avión de la era de la Segunda Guerra Mundial ha descubierto una pieza del transbordador espacial Challenger de la NASA que explotó en 1986, en la zona conocida popularmente como el Triángulo de las Bermudas.

La NASA confirmó el jueves que los restos son parte del escudo térmico del transbordador espacial Challenger, que explotó el 28 de enero de 1986, solo 73 segundos después del lanzamiento. Los siete astronautas a bordo del Challenger murieron.

La agencia espacial estadounidense (NASA) reveló este jueves que sus especialistas confirmaron que el hallazgo hecho por un equipo de filmación de History Channel, en aguas cerca de Florida, es “un artefacto del transbordador espacial Challenger”, que explotó hace casi 37 años.

El canal de televisión de pago avisó a la NASA del descubrimiento.

“Los buzos notaron un gran objeto hecho por humanos cubierto parcialmente por arena en el lecho marino”, indica la NASA en su página web.

De acuerdo con la agencia espacial, “la proximidad a la Costa Espacial de Florida, junto con la construcción moderna del objeto y la presencia de mosaicos cuadrados de 8 pulgadas (20,3 cm)”, llevaron al equipo del documental a contactar a la NASA.

El Challenger se desintegró poco más de un minuto después de partir del Centro Espacial Kennedy, en Florida, debido a una serie de fallos técnicos en los anillos “O”, unas juntas que sellan el cohete de propulsión que proyecta la nave.

Esto produjo un escape de gas que perforó el depósito principal y lo envolvió en llamas.

Fotografía de archivo fechada el 28 de enero de 1986 y cedida por la NASA donde se muestra la misión STS-51L mientras despeja la torre en el Complejo de Lanzamiento 39B en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida (Estados Unidos).

Fotografía de archivo fechada el 28 de enero de 1986 y cedida por la NASA donde se muestra la misión STS-51L mientras despeja la torre en el Complejo de Lanzamiento 39B en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida (Estados Unidos). (Nasa/)

Mientras ascendía, el vehículo empezó a agrietarse en algunos puntos por la presión y se partió. Segundos más tarde, la cabina de la tripulación, que no tenía escotilla de emergencia al considerar que era un vehículo muy seguro, cayó de manera incontrolada al mar.

Murieron seis astronautas y una maestra

A bordo del Challenger, que realizaba la misión STS-51L, estaban los astronautas Michael Smith, Dick Scobee, Judith Resnik, Ronald McNair, Ellison Onizuka y Gregory Jarvin, además de la profesora Christa McAuliffe, que participaba en un nuevo programa educativo de la NASA.

La pérdida del Challenger, y más tarde del Columbia con sus siete astronautas, que se seccionó al regresar en febrero de 2003 sobre el oeste de los Estados Unidos, creó una Oficina de Seguridad y Garantía de la Misión, además de desarrollar nuevos procedimientos de evaluación de riesgos, recuerda la NASA.

Además, debido a estos acontecimientos se creó el Programa de Lecciones Aprendidas del Apollo-Challenger-Columbia “para compartir estas lecciones dentro de la agencia y con otras audiencias gubernamentales, públicas, comerciales e internacionales”, añadió.

El “artefacto” fue encontrado por los documentalistas al noroeste de Florida.

La NASA señaló que “está considerando qué acciones adicionales puede tomar con respecto al artefacto, que honrará adecuadamente el legado de los astronautas caídos de Challenger y las familias que los amaban”.

“Por ley, todos los artefactos del transbordador espacial son propiedad del Gobierno de los Estados Unidos”, puntualizó.

El documental de History Channel está programado para emitirse el próximo 22 de noviembre, señaló la NASA. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *