What does the Bible say about Satan?

«… Entonces lo trajo a Jesús. Jesús mirándolo, dijo: «Tú eres Simón, hijo de Juan; tú serás llamado Cefas», que quiere decir Pedro« (Juan 1:42).
Leer: Juan 1:35-42

Lecturas: Isaías 41–42; 1 Tesalonicenses 1
Marvin Williams, escribe: En el artículo titulado El liderazgo y los nombres, Mark Labberton escribió sobre el poder de un nombre. Dijo: «Todavía siento el impacto que me produjo un amigo experto en música cuando me llamó “músico”. Nunca nadie me había llamado así. Yo no tocaba ningún instrumento ni tampoco era solista. Sin embargo, […] al instante, me sentí conocido y amado […]. Notó, confirmó y valoró algo profundamente cierto acerca de mí».

Quizá Simón se sintió así cuando Jesús le cambió el nombre. Cuando Andrés se convenció de que Jesús era el Mesías, buscó a su hermano Simón y se lo presentó (Juan 1:41-42). El Señor examinó su corazón, y confirmó y valoró algo sumamente cierto sobre él: percibió la naturaleza impetuosa y la derrota que lo sumiría en problemas, pero más allá de eso, vio su potencial para convertirse en líder de la iglesia. Entonces, lo llamó Cefas (en arameo, Pedro): una piedra (Juan 1:42; Mateo 16:18).

Y así sucede con nosotros. Dios ve nuestro orgullo, enojo y falta de amor hacia los demás, pero también sabe quiénes somos en Cristo. Nos llama justificados y reconciliados (Romanos 5:9-10); perdonados, santos y amados (Colosenses 2:13; 3:12); escogidos y fieles (Apocalipsis 17:14). Recuerda cómo te ve Dios y permite que eso defina quién eres. — Marvin Williams.

Cuando le pregunté a mi hijo Billy, que ahora está preparándose para el ministerio cristiano, cómo sentiste el llamado del Señor, me dijo: «Cuando me dijiste que tengo que enseñar la Palabra a los jóvenes, sentí mi incapacidad, y mi necesidad de capacitarme». Dios sabe quién es él, y ha visto su amor y su deseo de servirle.

En el primer libro que Dios me permitió escribir, le hice una dedicatoria: «A Billy, futuro pastor de jóvenes». Un tiempo después, mientras él trabajaba en Nueva Zelanda con mil ganados, porque él es ingeniero Zootecnista de profesión, hablamos por skype, y me dijo: «Papi, quiero contarte algo, yo pensé que me iba a hablar de una enamorada, pero me dijo que Dios le estaba llamando al ministerio y que sentía en su corazón prepararse e ir a estudiar en algún seminario». Doy gracias a Dios por este cambio en Billy, y estoy muy feliz que esté preparándose para servir al Señor de la Mies.

En Cristo somos amados por Dios, y escogidos para ser santos y sin mancha delante de Él. Lo hizo por amor, adoptándonos como hijos suyos, por el puro afecto de su voluntad. Nos ha dado su Espíritu, y nos llama por nuestro nombre.

«Señor, ayúdame a ver a los demás con tus ojos».
Nadie puede robarte tu identidad en Cristo.

Ten buen ánimo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.