El asesor del presidente Volodimir Zelenski, Oleksiy Arestovych, dijo este sábado a través de un video colgado en YouTube que unos 10.000 soldados ucranianos han muerto desde que el pasado 24 de febrero Rusia iniciara su invasión. Esta cifra se condice con lo señalado previamente por el ministro de Defensa, Oleksii Reznikov, quien dijo que un centenar de militares ucranianos pierde la vida cada día desde el inicio de los combates.

Se trata de la primera cifra del total de soldados ucranianos caídos desde el inicio de la guerra que reporta Kiev, aunque el propio Arestovych la calificó como un número “aproximado”. El Estado Mayor ucraniano calcula, por otro lado, que el Ejército ruso ha sufrido unas 32.000 bajas mortales entre sus soldados, unos 150 de los cuales fueron abatidos en las últimas 24 horas.

Arestovych criticó la lentitud de los aliados occidentales en cuanto al envío de armas: “Si hubiésemos tenido tres veces más de fondos para la misma artillería, habríamos resuelto los problemas en todos estos lugares de forma muy rápida y eficaz”, aseguró. “El Ejército ruso tenía pérdidas de 1.000 soldados al día durante los 20-30 primeros días. Ahora fallecen entre 200 y 300″, agregó Arestovych.

Rusia “quiere destruirlo todo”

Por su parte, el presidente Volodimir Zelenski dijo que las fuerzas ucranianas hacen “todo lo posible” para frenar la ofensiva de los invasores rusos, con feroces batallas en el este y el sur del país. “Las tropas ucranianas están haciendo todo para frenar la ofensiva de los ocupantes, tanto como las armas pesadas y la artillería moderna, todo lo que hemos pedido y continuamos pidiendo a nuestros socios, se lo permiten”, dijo Zelenski.

Familiares y amigos participan en las ceremonias fúnebres del soldado ucraniano Volodimir Dmytras (28), en Novyi Vytkiv (Ucrania). El soldado, que falleció enfrentando al ejército ruso en la zona de Donbás, fue sepultado este mediodía en su pueblo natal, donde otros 11 jóvenes ya han fallecido y 8 se encuentran desaparecidos. EFE/ Orlando Barría

Familiares y amigos participan en las ceremonias fúnebres del soldado ucraniano Volodimir Dmytras (28), en Novyi Vytkiv (Ucrania). El soldado, que falleció enfrentando al ejército ruso en la zona de Donbás, fue sepultado este mediodía en su pueblo natal, donde otros 11 jóvenes ya han fallecido y 8 se encuentran desaparecidos. EFE/ Orlando Barría (Orlando Barría/)

En Mikolaiv, en el frente sur, el gobernador regional subrayó la urgencia de asistencia militar internacional. “El ejército ruso es más poderoso, tiene mucha artillería y munición. Ahora mismo, esto es una guerra de artillería y nos hemos quedado sin municiones”, afirmó Vitali Kim. “La ayuda de Europa y Estados Unidos es muy, muy importante”, añadió el gobernador.

Zelenski acusó que Rusia busca destruir todas las ciudades del este de Ucrania. “Todas no es una exageración, quieren destruirlas como Volnovakha, como Mariúpol”, sostuvo. Este es probablemente, añadió, “el ejemplo más rápido de la degradación completa de cualquier país: el camino que el Estado ruso ha recorrido en 107 días” de la invasión de Ucrania, apuntó. Por ello, llamó a “no permitir al mundo desviar su atención de lo que está pasando en el campo de batalla”. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.