Como una decisión “difícil y dolorosa” calificó Estados Unidos a la liberación de los sobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro a inicios de este mes. Esta decisión estuvo acompañada de un canje de detenidos, Efraín Campo y Francisco Flores por dos ciudadanos estadounidenses más otros cinco venezolanos-estadounidense.

Venezuela considera que eran dos jóvenes injustamente detenidos en Estados Unidos, mientras que para el gobierno de Joe Biden fueron liberados cinco directivos de Citgo: el expresidente de esa empresa José Ángel Pereira y los exvicepresidentes Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, Jorge Toledo y José Luis Zambrano. Ellos habían sido detenidos en 2017 tras unas reuniones en Caracas con Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Estados Unidos libera a los sobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro a cambio de siete estadounidenses

Sus familiares señalan que la compañía venezolana los había engañado para que fueran a Venezuela y detenerlos por corrupción. En esa época se había indicado que la directiva aprehendida firmó un millonario acuerdo para refinanciar la deuda de Citgo en condiciones desfavorables para Venezuela y que comprometía la firma al colocarla como garantía.

En el 2020 fueron sentenciado a penas de prisión que iban desde los 8 hasta los 13 años así como millones de dólares de indemnización.

“Estos individuos pronto se reunirán con sus familias y estarán en los brazos de sus seres queridos, que es donde deben estar”, había dicho Joe Biden.

Los estadounidenses liberados llegaron el 4 de octubre a una base militar de Estados Unidos tras las negociaciones que comenzaron en marzo pasado.

¿Por qué Estados Unidos liberó a los sobrinos de Cilia Flores?

Si bien Estados Unidos estaba interesado en la liberación de sus ciudadanos detenidos por el régimen de Maduro, varios analistas consideran que hay otras intenciones en esta decisión.

Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas son sobrinos de Cilia Flores, esposa de Nicolás Maduro y actualmente diputada de la Asamblea Nacional de Venezuela. Ellos habían sido detenidos en el 2015 en Haití por la DEA, la agencia antidrogas estadounidense, en una operación encubierta cuando intentaban contrabandear 800 kilogramos (1.763 libras) de cocaína a Estados Unidos.

Campo había dicho que los estupefacientes provenían de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En el 2017 fueron condenados a 18 meses de cárcel, de la cual solo pagaron cinco tras el indulto de Joe Biden. Sin embargo, deberán cumplir con varias condiciones para no revertirlos como no volver a Estados Unidos, ni cometer un delito adicional contra ese país, así como renunciar a reclamo de fondos decomisados, entre otros.

Elliot Abrams, el encargado especial para los asuntos de Venezuela e Irán durante el gobierno de Donald Trump, indicó que la liberación se dio porque los ‘narcosobrinos’ no tienen información útil para Estados Unidos como Alex Saab que “sí que tiene cosas útiles que decir sobre Maduro y Cilia Flores”.

En declaraciones para El Nacional, Antonio De La Cruz, director de Inter-American Trends, consideró que es un logro del régimen de Maduro ya que impulsa su discurso que los sobrinos habían sido detenidos como un montaje por lo que sale fortalecido.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro (i), y la primera dama, Cilia Flores (d), en una fotografía de archivo.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro (i), y la primera dama, Cilia Flores (d), en una fotografía de archivo. (Miguel Gutiérrez/)

Aunque no descartó que esta también sea una estrategia de Washington para que se puedan realizar elecciones con garantías democráticas, una oportunidad que le ha sido esquiva a la oposición venezolana.

Cuando hubo el arresto, Flores señaló que era un secuestro y una venganza. Mientras que Maduro dijo que Estados Unidos buscaba atacar a su gobierno. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *