La misión Artemis 1 de la NASA programada para el lunes 29 de agosto es un viaje no tripulado de 42 días que irá más allá de la Luna y regresará a la Tierra.

Será la primera de tres misiones históricas a la Luna y la expectativa es grande, como bien lo saben en la oficina de turismo de la llamada Costa Espacial de Florida (EE.UU.), donde el lunes prevén un mínimo de 100.000 visitantes a esta franja costera para avistar el lanzamiento desde Cabo Cañaveral de la Artemis I.

Todo está listo para el despegue del megacohete a las 8.33 de la mañana de ese día desde la plataforma de lanzamiento 39B del Centro Espacial Kennedy, un viaje que marca el inicio de la vuelta del hombre a la Luna.

El cohete Artemis I de la NASA se despliega en el área de lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida, el 16 de agosto de 2022.

El cohete Artemis I de la NASA se despliega en el área de lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida, el 16 de agosto de 2022.

Lanzamiento

El gigantesco cohete Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) despegará del Centro Espacial Kennedy en Florida. Sus cuatro motores RS-25, con dos aceleradores a cada lado le generarán un empuje 15% mayor que el Saturno V del programa Apollo.

Dos minutos después de su lanzamiento, los aceleradores caerán al Atlántico. Luego de ocho minutos, el anaranjado núcleo principal del cohete se desprenderá y la cápsula Orion seguirá su viaje. Tras una órbita a la Tierra, se pondrá en curso a la Luna.

Trayectoria

La cápsula Orion -impulsada por un módulo de servicio construido por la Agencia Espacial Europea, llevará en el futuro astronautas a bordo.

Llegar a la Luna le llevará varios días y su acercamiento más cercano será a unos 100 km.

La cápsula encenderá sus motores para llegar a una “órbita retrógada distante” 64.000 km más allá de la Luna; una distancia récord para una nave capaz de conducir personas.

“Distante” se refiere a la elevada altitud y “retrógada” a que Orion girá en torno a la Luna en sentido opuesto al que la Luna órbita la Tierra.

Tras pasar la Luna, Orion emprenderá el regreso.

Viaje a casa

El objetivo primario de la misión es probar el escudo de calor de la cápsula. Con sus cinco metros de diámetro, es el mayor jamás construido.

Al entrar en la atmósfera, deberá soportar una velocidad de 40.000 km/h y temperaturas de 2.760 grados Celsius.

Gracias a una serie de paracaídas deberá caer suavemente en el Pacífico frente a la costa de San Diego. Submarinistas amarrarán cables y remolcarán la cápsula a un buque de la armada estadounidense.

La tripulación

La cápsula llevará un maniquí llamado “Campos” en recuerdo al ingeniero que salvó de un desastre la misión Apollo 13 en 1968.

NASA
Arturo Campos, administrador del subsistema de energía eléctrica para el módulo lunar Apolo 13. (Imagen cortesía de la familia Campos)

NASA
Arturo Campos, administrador del subsistema de energía eléctrica para el módulo lunar Apolo 13. (Imagen cortesía de la familia Campos)

Campos contará con sensores para registrar aceleraciones y vibraciones y estará acompañado por otros dos maniquíes, Helga y Zojar, que están hechos de materiales diseñados para imitar huesos y órganos.

NASA El nombre del Moonikin fue escogido en un torneo.

NASA El nombre del Moonikin fue escogido en un torneo.

Uno vestirá un chaleco de radiación para testear el impacto de la radiactividad en el espacio profundo.

¿Qué se verá?

Numerosas cámaras harán posible observar el viaje desde varios ángulos; el incluyendo el de un pasajero de la cápsula.

Cámaras montadas en los paneles solares tomaran selfis de la nave con la Tierra y la Luna de fondo.

CubeSat

La vida imitará al arte con una muestra tecnológica denominada Calisto inspirada en la computadora parlante de Starship Enterprise.

Es una versión mejorada del asistente de voz Alexa que será llamada para ajustar la luz de la cápsula o leer datos del vuelo.

La idea es facilitarle la vida a los futuros astronautas.

Ademas una decena de CubSats, satélites del tamaño de una caja de zapatos, serán desplegados en lo alto del cohete para tareas como estudiar un asteroide, examinar el efecto de la radiación en organismos vivos o buscar agua en la Luna. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *