2- Crece mediante el tomar sobre ti una tarea superior a tus fuerzas. Eso te obligará a depender de la gracia de Dios. No te limites a cosas que puedes hacer, pues de esa manera no progresarás. Has algo que no está a tu alcance y verás que creces y lo alcanzas. Toda mi vida he estado haciendo cosas que no podía hacer. Las he iniciado bajo su mandato y de El he recibido las fuerzas para hacerlo. San Pablo creció según iban agigantándose las tareas que asumía. Para él, la entrada al mundo gentil significó la ampliación y el desarrollo de su propia naturaleza, inclusive su mente. “No pidas tareas conforme a tus potencias, sino que potencias conforme lo exijan tus tareas.” Y que sean estas tareas pesadas y exigentes. Cuando Dios llamó a la doncella de Nazaret ella ni vaciló ni se sintió orgullosa, sino que dijo humildemente: “He aquí la sierva del Señor, – yo estoy pronta para todo.” Y lo estaba. ¡Y cuán maravillosamente creció conforme fue grande la tarea la tarea que sobre ella pesó!

E. Stanley Jones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.