“Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por Mí«. Juan 14:6

En la Biblia, la verdad está directamente relacionada con Dios. Fuera de Dios no existe la verdad absoluta, tal y como han concluido muchos filósofos y científicos. Sin Dios, la verdad no puede ir más allá de una idea subjetiva y cultural. Por ello, muchos consideran que la verdad es un concepto nulo y anticuado. Esto tiene enormes consecuencias para la ética, por nombrar sólo un campo, ya que sin una verdad objetiva, no existe un punto de referencia  para diferenciar entre el bien o el mal.

La ausencia de verdades absolutas también conduce al relativismo religioso, donde cada uno puede elegir qué creencias prefiere seguir, pero nadie puede afirmar que su fe es la verdadera. Esto contradice la afirmación de Jesús de que Él es la verdad y el único camino al Padre.

Hoy en día, muchas personas buscan «su propia verdad«. Pero la Biblia deja claro que hay una verdad absoluta en Dios. La verdad es la realidad que Él ha creado. Toda verdad debe ser definida en última instancia en términos de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *