Por esto los judíos le dijeron: «Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?». 58 Jesús les dijo: «En verdad les digo, que antes que Abraham naciera, Yo soy». 59 Entonces tomaron piedras para tirárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo” (Juan 8:57-59).

Hemos leído varios «Yo soy” de Jesús. Con una gran imaginación, él ha explicado a sus oyentes quien es Él y cuál es su labor. Sin embargo, no todos los líderes religiosos judíos aceptaron los dichos de Jesús. Ellos irritadamente protestaban: «Estás dando testimonio de ti mismo, tu testimonio no es cierto» (versículo 13).

Jesús explica más delante que Él es enviado por el Padre quien también da testimonio sobre él, pero ellos no quisieron oírlo. Entonces, Jesús les dijo: «De cierto, de cierto os digo, antes que Abraham era Yo«, e intentaron matarlo (versículos 58-59). La gente se resistía cuando Jesús proclamaba que era eterno y enviado por Dios. Su mensaje era muy profundo para ellos, y simplemente no lo aceptaron. Sin embargo, la severa advertencia de Jesús aún es válida: el que guarda su palabra, nunca morirá (verso 51), pero todo aquel que no crea en Él, morirá en sus pecados (verso 24).

¿A cuál categoría perteneces tú?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *