La semana pasada, sin embargo, surgieron signos de que la relación podría estar floreciendo, o al menos que se está plantando la semilla de la cooperación, después de las primeras conversaciones de alto nivel entre funcionarios estadounidenses y venezolanos en años.

Es una nueva dirección para los dos países. En los últimos años, Washington ha impuesto sanciones al sector petrolero de Venezuela por el pobre historial democrático y de derechos humanos del presidente Nicolás Maduro.

Por la cabeza del propio Maduro se ha ofrecido una recompensa de 15 millones de dólares (11 millones de euros), después de haber sido acusado en los Estados Unidos de cargos que incluyen narcoterrorismo, narcotráfico y corrupción.

El presidente Maduro, a su vez, acusa a los Estados Unidos de colonialismo y acoso, y de intentar involucrarse, sin razón, en los asuntos internos de Venezuela.

Beneficios mutuos

Es un acercamiento incómodo. Son tiempos desesperados y se necesitan medidas desesperadas.

El petróleo ayuda a que el mundo funcione y Venezuela tiene mucho. Cuando el mundo está en crisis, como ocurre con la prohibición de las exportaciones de petróleo ruso que provoca un aumento de los precios, los líderes comienzan a revisar las amistades incómodas.

“En Venezuela, todo se trata del petróleo”, dice la historiadora política Margarita López Maya. “Uno de los primeros pasos que dio Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial fue traer un buen embajador [a Venezuela] para brindar apoyo al gobierno y asegurar ese petróleo”.

No hay duda de que una mejor relación también beneficiaría a Venezuela. Maduro quiere que se levanten las sanciones. La semana pasada el presidente, un hombre normalmente dispuesto a criticar a Estados Unidos, ofreció una rama de olivo en la televisión estatal.

Ondean las banderas de la amistad

“Ahí estaban las dos banderas de Estados Unidos y Venezuela, se veían muy bonitas, las dos unidas como deben estar”, dijo el presidente Maduro sobre la reunión en Caracas, la capital venezolana, el pasado fin de semana.

“Se ha abierto una nueva oportunidad. Tuvimos un encuentro respetuoso, cordial y muy diplomático. Es tiempo de diplomacia, verdad y paz”.

De hecho, Maduro también dijo que estaba listo para regresar a las conversaciones con la oposición de Venezuela, organizadas en México. Y pocos días después de la reunión con Estados Unidos, Venezuela liberó a dos ciudadanos estadounidenses encarcelados.

El presidente venezolano Nicolás Maduro ha establecido una relación estrecha con el mandatario ruso Vladimir Putin. Getty Images.

El presidente venezolano Nicolás Maduro ha establecido una relación estrecha con el mandatario ruso Vladimir Putin. Getty Images.

Hasta ahora es muy positivo, pero ¿adónde conducirá esta descongelación de las relaciones?

“En Estados Unidos, desde hace un tiempo, las fuerzas internas han estado diciendo que la estrategia de sanciones petroleras no tenía mucho sentido después de tanto tiempo y su objetivo no estaba funcionando”, dice Luis Vicente León, director de la consultora Datanálisis, con sede en Caracas.

“Cuando comenzó el conflicto con Ucrania, quedó claro que una política de sanciones petroleras los puso en un aprietos”.

Las dudas ensombrecen la esperanza en las calles de Caracas

Muchos ven estas conversaciones como un matrimonio de conveniencia. Pero son los primeros días y todavía es una relación tumultuosa.

“Los dos lados son hipócritas, no le creo a nadie”, dice María Eugenia Farina, dueña de una tienda en Caracas. Es un sentimiento compartido por tantos en Venezuela que han renunciado a que los políticos de cualquier origen puedan sacar al país de su crisis.

Otros, sin embargo, están más dispuestos a darle una oportunidad a estas charlas.

“¿Lo veo como algo positivo? Sí, porque Venezuela puede quebrar, alguien tiene que ceder”, dice la caraqueña Ana Pérez. “Somos débiles. Si levantan las sanciones, las cosas pueden mejorar aquí”.

Pero cualquiera que espere un cambio rápido puede sentirse decepcionado.

“Tuvieron un viaje y solo un par de reuniones, por lo que no se puede anticipar que las placas tectónicas se han movido todavía”, dice Eric Farnsworth, vicepresidente del Consejo de las Américas y exfuncionario del Departamento de Estado.

“Cuando empiezas a darte cuenta de lo fundamentalmente difícil que va a ser marcar una diferencia significativa, entonces empiezas a tener dudas sobre si realmente vale la pena el esfuerzo de hacer eso”, agrega.

Venezuela alguna vez tuvo la capacidad de producir alrededor de tres millones de barriles de petróleo por día. Ahora está por debajo del millón. Cualquier aumento en la producción requeriría una gran inversión, y eso también requeriría que se relajaran las sanciones.

Oriente Medio, dicen los expertos, es la única solución a corto plazo.

El enigma de la Rusia de Maduro

El presidente Nicolás Maduro se dirige al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra después de que las tropas rusas invadieran Ucrania. Reauters.

El presidente Nicolás Maduro se dirige al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra después de que las tropas rusas invadieran Ucrania. Reauters.

“Venezuela está exportando actualmente a través de China y Maduro está recibiendo toneladas de dinero en comparación con los últimos dos años”, dice Francisco Monaldi, director del Programa de Energía para América Latina del Instituto Baker de la Universidad Rice en Houston.

“Habiendo dicho eso, la interrupción de los mercados que está ocurriendo hará que los rusos envíen toneladas de petróleo a China con un gran descuento, y eso perturbará los negocios de Maduro”.

Ahí radica el otro gran tema: la relación entre Rusia y Venezuela.

“La violencia es la expresión del mundo capitalista”, dijo la semana pasada la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez. “Países de la OTAN provocando a una potencia como Rusia. ¿Qué buscan? ¿La aniquilación del mundo entero? Venezuela alza su voz por la paz. Nunca nos verán en las filas de la guerra”.

¿Podría la visita de Estados Unidos ser algo más que petróleo? ¿Tal vez un intento por cambiar las lealtades políticas de Venezuela

“Simplemente no veo cómo Maduro percibiría que le conviene dar la espalda a los rusos a favor de una administración estadounidense que lo tiene bajo acusación por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos”, dice Farnsworth.

“Lo que sí creo que sucederá, y tal vez haya comenzado a ocurrir, es que los venezolanos simplemente bajarán un poco el tono de la retórica”.

¿De enemigos a amigos-enemigos? Es una posibilidad plausible y bienvenida. Pero no todos están convencidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.