La Corte Suprema de Estados Unidos confirmó el martes la autenticidad de un documento interno que sugiere el fin del derecho constitucional al aborto en el país, publicado por el sitio informativo Político, pero subrayó que no representa la decisión “final” del máximo tribunal.

La posible revocación del derecho al aborto en Estados Unidos por parte del Tribunal Supremo podría derivar en que hasta 21 estados de mayoría conservadora lo prohibieran completamente, según las estimaciones de la organización sin ánimo de lucro Planned Parenthood.

El portal Politico publicó el lunes un borrador con el apoyo mayoritario del Supremo y firmado por el magistrado Samuel Alito que revocaría el derecho al aborto en el país, protegido por una sentencia de 1973 conocida como «Roe v. Wade».

Junto a Alito habrían acordado tumbar esta protección el magistrado Clarence Thomas y los tres propuestos para el máximo tribunal por el expresidente Donald Trump (2017-2021): Neil M. Gorsuch, Brett M. Kavanaugh y Amy Coney Barrett.

Aún en borrador

Aunque se trata de un borrador y por tanto no constituye una decisión final, sí que apunta a que una mayoría de jueces en el Supremo apuesta por acabar con la jurisprudencia de «Roe v. Wade», y convierte en muy realista el escenario de que esto ocurra cuando se publique una decisión final en junio.

«Roe v. Wade» es una sentencia que protege como constitucional el derecho de las mujeres a abortar, impidiendo por tanto a los estados que conforman EE.UU. prohibir esta práctica.

Antes de la sentencia, en 1973, 30 de los 50 estados que conforman EE.UU. tenían leyes que prohibían el aborto en cualquier momento de la gestación.

Según Planned Parenthood, si finalmente “Roe v. Wade” es revocada en junio, hasta 21 estados podrían volver a prohibir completamente el aborto, algunos de ellos tan destacados como Texas, Arizona, Misuri, Georgia, Ohio, Indiana y Wisconsin.

Cabe matizar que una hipotética revocación de la sentencia de 1973 no prohibiría el aborto en todo el país, sino que levantaría la protección a este derecho, de manera que los estados más conservadores tendrían rienda suelta para prohibirlo.

En estados más progresistas como por ejemplo California, Nueva York y Nueva Jersey, lo previsible es que sus Gobiernos siguieran permitiendo las prácticas abortistas y que, por tanto, la revocación de “Roe v. Wade” no tuviera efectos prácticos.

Manifestantes protestan a favor del aborto, este 3 de mayo de 2022, a las afueras de la sede del Tribunal Supremo de EE.UU., en Washington. EFE/Shawn Thew

Manifestantes protestan a favor del aborto, este 3 de mayo de 2022, a las afueras de la sede del Tribunal Supremo de EE.UU., en Washington. EFE/Shawn Thew (SHAWN THEW/)

“Sostenemos que Roe v. Wade debe ser revocada. La Constitución no hace ninguna referencia al aborto y ningún derecho así está protegido implícitamente por ninguna provisión constitucional”, indicó juez Alito en el borrador filtrado a la prensa.

«Roe v. Wade es un abuso de la autoridad judicial y fue una sentencia incorrecta desde el principio. Su razonamiento fue excepcionalmente flojo y la decisión ha tenido consecuencias dañinas», apuntó el magistrado.

Alito también aseguró que “es hora” de que la cuestión del aborto vuelva a estar en manos de los representantes elegidos por el pueblo y de que se decida de la misma manera que “todas las cosas más importantes” en democracia: por los ciudadanos tratando de persuadir los unos a los otros y votando. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.