El Reino Unido superó este martes por primera vez los 40 grados centígrados, en lo que es hasta ahora la jornada más calurosa jamás registrada, según datos provisionales de la Oficina de Meteorología británica (Met, en inglés).

De acuerdo con la fuente, el termómetro marcó los 40,2 grados en el aeropuerto de Heathrow, al oeste de Londres, después de que la localidad de Charlwood, en el oeste de la capital, registrara esta mañana otra alta temperatura, de 39,1 grados.

Hasta ayer, el último récord que había registrado el Reino Unido fue en Cambridge en 2019, cuando el termómetro marcó 38,7 grados.

Los expertos adelantan que las temperaturas pueden llegar hoy a los 42 grados.

Gran parte de Inglaterra está hoy en alerta roja por la ola de calor mientras que el resto del territorio del Reino Unido permanece en ámbar -una menos que la roja- por las elevadas temperaturas.

EFE/EPA/NEIL HALL

EFE/EPA/NEIL HALL (NEIL HALL/)

Esta ola de calor «excepcional» puede tener impacto «en las personas y la infraestructura», indicó la Met.

Recomendaciones

Las autoridades han pedido a la población que mantenga un alto nivel de hidratación, que cierre las cortinas de casa y no se exponga al sol en la mitad del día, y también que evite viajar a menos que sea absolutamente esencial.

El precedente récord en el Reino Unido era de 38,7ºC, registrados el 25 de julio de 2019 en Cambridge.

Esta es la segunda ola de calor que sufre Europa en apenas un mes. Su aumento es, según los científicos, una consecuencia directa de la crisis climática, ya que las emisiones de gases de efecto invernadero incrementan su intensidad, duración y frecuencia.

El récord de temperatura es “un verdadero recordatorio de que el clima ha cambiado y seguirá cambiando”, señaló Stephen Belcher, jefe de ciencia y tecnología de la Met Office. “Estos extremos serán cada vez más extremos”, advirtió, asegurando que la única manera de estabilizar el calentamiento es lograr rápidamente la neutralidad de carbono.

EFE/EPA/NEIL HALL

EFE/EPA/NEIL HALL (NEIL HALL/)

Unos 30 km al este de Londres, un espectacular incendio arrasaba el martes por la tarde el pueblo de Wennington, donde un centenar de bomberos intentaba controlar las llamas que ya habían engullido grandes extensiones de vegetación y varios edificios y casas.

Interrupciones en transporte

En el caso de la capital británica, Transport for London (TfL), que opera la red del transporte de la ciudad, pidió también que la gente no viaje a menos que sea esencial, ya que anticipa cancelaciones y retrasos en los trenes del metro.

Varios servicios ferroviarios, sobre todo las conexiones entre Londres y el norte de Inglaterra, sufrieron cancelaciones.

El lunes, el aeropuerto británico de Luton, al norte de Londres, se vio obligado a suspender temporalmente los vuelos, tanto de salida como de llegada, por los desperfectos causados sobre una parte de la pista a causa de las altas temperaturas.

Un niño se rocía con agua de la fuente en la Place de la Bourse, durante la ola de calor, en la ciudad francesa de Burdeos. EFE/ Caroline Blumberg

Un niño se rocía con agua de la fuente en la Place de la Bourse, durante la ola de calor, en la ciudad francesa de Burdeos. EFE/ Caroline Blumberg (CAROLINE BLUMBERG/)

Sequía y afectación por calor en otros países

Cerca de la mitad del territorio de la Unión Europea se encuentra actualmente bajo riesgo de sequía debido a la prolongada falta de lluvias.

La ola de calor parecía desplazarse el martes hacia el norte de Europa, donde los Países Bajos debían registrar 39°C, acercándose a su récord nacional (40,7ºC en 2019).

Las temperaturas debían superar 41ºC en Alemania, batiendo el martes o el miércoles según los meteorólogos el récord de 41,2ºC registrado en julio de 2019 en el oeste del país.

En Francia, tras los numerosos récords de calor registrados la víspera, como los 42°C en Nantes (centro-oeste) o los 42,6°C en Biscarosse (suroeste), las temperaturas debían bajar ligeramente. El país sigue enfrentando dos grandes incendios en la región de Burdeos, que ya arrasaron 19.000 hectáreas de bosque y provocaron la evacuación de 16.000 personas.

Dos mujeres se protegen del sol con un paraguas en Córdoba este domingo. EFE/Salas

Dos mujeres se protegen del sol con un paraguas en Córdoba este domingo. EFE/Salas (Salas/)

En España, donde la ola de calor extremo comenzó hace nueve días, los incendios forestales persistían, especialmente en la provincia de Zamora (noroeste), que ya sufrió un gran incendio hace un mes.

Según las autoridades regionales, casi 6.000 personas tuvieron que ser evacuadas. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *