«Hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras, Dios habló a nuestros padres por medio de los profetas, pero en estos últimos días nos ha hablado por medio de su Hijo» (Hebreos 1:1-2).

Con estas palabras se abre la carta a los Hebreos. Sin saludar a ningún individuo o iglesia local, el autor comienza inmediatamente su argumentación, que se asemeja a un sermón (cf. Hebreos 13:22-25). No sabemos quién escribió la carta a los Hebreos. Los estudiosos creen que fue Pablo, pero eso es incierto. Se dirigía a cristianos judíos que conocían bien la religión judía.

El motivo de la escritura fue la apostasía que amenazaba a estos cristianos. Probablemente sufrían persecuciones que les hacían perder la conciencia de lo que Dios había hecho en su Hijo, Jesucristo. En consecuencia, la urgencia era grande. En la carta que el apóstol escribió, cinco explicaciones de la superioridad de Cristo se alternan con cinco penetrantes advertencias. Tanto las explicaciones como las advertencias aumentan en extensión e intensidad durante la carta.

  1. Cristo, como Hijo de Dios, es más alto que los ángeles (Hebreos 1:1-2:4)

Tras una introducción (Hebreos 1:1-4), el apóstol demuestra que Cristo es más alto que los ángeles con una larga serie de citas del Antiguo Testamento. Los hebreos no deben dejarse distraer por quienes dicen que las revelaciones por medio de los ángeles son importantes. Deben centrarse plenamente en Cristo, porque Dios se ha revelado en Él. «¿Cómo escaparemos si descuidamos una salvación tan grande?» (Hebreos 2:3).

  1. Cristo como humano es superior a Moisés (Hebreos 2:5-4:13)

Cristo es verdaderamente humano y durante un corto tiempo fue inferior a los ángeles, pero ahora es exaltado de nuevo. Hizo todo esto para la salvación del hombre. Es capaz de ayudar a las personas que son tentadas porque Él mismo ha sufrido cuando fue tentado (Hebreos 2:18). Cristo no sólo es exaltado por encima de los ángeles, sino que también supera en fidelidad a Moisés, el gran profeta de los judíos. Utilizando el ejemplo del pueblo de Israel, el apóstol anima a sus lectores a entrar en el descanso prometido. No deben, por incredulidad, descuidar o ignorar la promesa proclamada por el evangelio, sino que deben escuchar al Espíritu y recibir el descanso eterno de Dios.

  1. Cristo, como sumo sacerdote, es más alto que Aarón (Hebreos 5:1-6:20)

En Cristo, los creyentes tienen confianza para acceder al trono de Dios. Jesús, el Hijo de Dios, es el gran Sumo Sacerdote a través del cual pueden acercarse a Dios: «Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia, para recibir misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro» (Hebreos 4:16). A través de la escritura, el apóstol demuestra que Cristo, como sumo sacerdote, está por encima de Aarón (Hebreos 5:1-10). A esta sección expositiva le sigue un largo y serio llamamiento a la madurez espiritual. Si los lectores se apartan de su confianza en Cristo, no hay otra forma de salvarse.

  1. Cristo como sumo sacerdote según el orden de Melquisedec (Hebreos 7:1-10:39)

En esta sección el apóstol muestra que Cristo no es un sacerdote levítico, sino un sumo sacerdote según el orden de Melquisedec. Leví ya estaba subordinado a Melquisedec por medio de Abraham, por lo que el sacerdocio levítico tiene menos valor que el de Cristo. Cristo consagró la nueva alianza, que ya había sido anunciada por los profetas. Él es el sumo sacerdote del nuevo santuario y de la nueva alianza.

Las ceremonias del Antiguo Testamento no podían llevar a cabo una verdadera reconciliación, pero el sacrificio perfecto de Cristo ratificó el testamento y su sangre consagró la nueva alianza. «Pero como es así, Él se ha presentado una vez por todas al final de los tiempos para eliminar el pecado mediante el sacrificio de sí mismo». (Hebreos 9:26). «Porque con una sola ofrenda ha perfeccionado para siempre a los que son santificados». (Hebreos 10:14). Tras este relato del sumo sacerdocio de Cristo bajo el nuevo pacto, el apóstol llama a sus lectores a tener confianza. Si despreciamos este camino hacia Dios, vendrá un juicio terrible, así que ¡no rechaces la sangre de Jesús!

  1. La fe y la vida (Hebreos 11:1-13:25)

Uno de los capítulos más conocidos de la Biblia es el de Hebreos 11 sobre los ejemplos de fe del Antiguo Testamento. El apóstol muestra que todas estas personas creyeron en la promesa de Cristo, aunque todavía no se había cumplido. Estos ejemplos muestran la plenitud y el poder de la fe. La nube de testigos anima a los creyentes a perseverar:

«Por tanto, ya que estamos rodeados de una nube tan grande de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con denuedo la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el Fundador y Perfeccionador de nuestra fe, que por el gozo que le fue propuesto soportó la cruz, menospreciando el oprobio, y está sentado a la derecha del trono de Dios». (Hebreos 12:1-2).

Por último, la perseverancia en la fe debe ser la práctica de la vida cotidiana. El apóstol anima a sus lectores a ser amorosos y a hacer el bien. Concluye esta carta sermón con una bendición y un saludo.

El mensaje para nosotros

  1. Dios se ha revelado completa e irremediablemente en Jesucristo
  2. Jesús es más alto que los ángeles.
  3. Jesús es a la vez Dios y hombre.
  4. El antiguo pacto es insuficiente. El nuevo pacto es mejor que el antiguo pacto.
  5. La fe es necesaria para agradar a Dios y participar en la salvación.
  6. La fe da lugar a la perseverancia. La fe se expresa en buenas obras.

¿Cómo le afecta esta enseñanza bíblica Comparta su opinión a continuación.

Lea también: ¿Qué nos enseña Dios en el libro de Miqueas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.