Los cristianos tienen buenas razones para celebrar. Es tanto lo que Dios ha hecho por nosotros, que realmente podemos «alegrarnos siempre en el Señor» (Filipenses 4:4). Pero hay ciertas ocasiones en las que recordamos y celebramos especialmente la obra salvadora de Dios.

Las principales fiestas del Antiguo Testamento

En el Antiguo Testamento, Dios ordenó ciertas fiestas que los israelitas debían celebrar. Las tres fiestas principales tenían que ver con la época de la cosecha (Deuteronomio 16:16-17).

Todas estas fiestas eran, pues, ocasiones para dar gracias a Dios, para recordar sus grandes hazañas en el pasado y para restablecer la relación con Él.

Fiestas cristianas

Los cristianos de hoy en día celebran diferentes fiestas, pero algunas de ellas tienen relación con las antiguas celebraciones judías. Las principales fiestas que celebran los cristianos son:

Todas estas fiestas son ocasiones especiales para alabar a Dios por su obra de salvación. Aunque no todos los cristianos las celebran exactamente en las mismas fechas y de la misma manera, son excelentes maneras de recordar juntos lo que Dios ha hecho. ¿Lo celebras tú, junto con la Iglesia mundial?

La mayor fiesta está por llegar

Lo mejor de la vida cristiana es el futuro glorioso que Dios nos tiene reservado. Este futuro se describe como una fiesta o un banquete: Jesús promete que «vendrán gentes de oriente y occidente, del norte y del sur, y ocuparán sus puestos en el banquete del reino de Dios«. (Lucas 13:29, NVI)

Jesús contó una parábola sobre un banquete de bodas para ilustrar cómo es el Reino de Dios: «El reino de los cielos puede compararse a un rey que dio un banquete de bodas a su hijo, y envió a sus siervos a llamar a los invitados al banquete de bodas» Sin embargo, ¡los invitados no quisieron venir! Pero eso no impidió el banquete. «Y aquellos siervos salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, tanto malos como buenos. Y el salón de bodas se llenó de invitados«. (Mateo 22:1-10) Esta parábola deja claro lo importante que es aceptar la invitación de Dios, ¡y también que el Señor invita a cualquiera sin excepción!

Como recuerdo de la muerte de Jesús, pero también como anticipo del gran banquete que Dios tiene reservado para sus hijos, los cristianos celebran regularmente la Cena del Señor o Comunión. Comen juntos un trozo de pan y beben un poco de vino como símbolos del cuerpo y la sangre de Jesús que Él sacrificó por ellos.

¿Has aceptado ya la invitación de Dios? ¿Estás deseando que llegue esta fiesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.