La Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo anunció este lunes la entrega del Premio Nobel de Medicina 2022 al científico sueco Svante Pääbo por sus estudios de evolución humana que incluyeron la secuencia del genoma humano de homínidos extintos y las transferencias genéticas entre subespecies.

“Pääbo usó tecnología existente y aplicó sus propios métodos para extraer y analizar ADN antiguo, cuando se consideraba imposible poder recuperar ADN de hace 40.000 años”, explicó el presidente de la Asamblea del Karolinska, Nils-Göran Larsson.

Dentro de la familia de Pääbo ya hubo ganadores de este galardón, lo hizo su padre Sune Bergström en 1982 compartido con dos investigadores por un trabajo sobre las prostaglandinas. Su madre fue la química estonia Karin Pääbo. En esta oportunidad también obtendrá 882.00 dólares, lo equivalente a 10 millones de coronas suecas.

De esta manera se abre la entrega de los Nobel que seguirá en los próximos días con el de Física, Química, Literatura, de la Paz y Economía.

Cuando las ballenas caminaban sobre nuestra Tierra primitiva

Además del premio recibido hoy, Pääbo atesora otros importantes galardones como el Gottfried Leibniz de la Sociedad de Investigadores Alemanes (1992), la medalla Darwin-Wallace y el Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2018.

¿Por qué se entrega el Nobel a Svante Pääbo?

Los descubrimientos del sueco nos ha llevado a una comprensión de la historia evolutiva con el hallazgo de homínidos, referente a la evolución humana, que dieron una claridad sobre la expansión del homo sapiens. El científico secuenció el genoma de neandertal y a su vez descubrió un homínido previamente desconocido, catalogado como Denisova.

Pääbo también descubrió que se había realizado una transferencia desde los homínidos extintos al homo sapiens hace unos 70.000 años lo que influye en cómo reacciona el sistema inmunológico a infecciones.

Cinco especies de humanos que han existido y que quizás no conocías

El sueco había planteado el desafío de secuenciar el genoma nuclear del neandertal, tras los esfuerzos y un equipo logró publicar la primera secuencia del genoma neandertal en 2010 y se demostró que el ancestro común más reciente de los neandertales y el homo sapiens vivió hace unos 800.000 años. Dos años antes se había descubierto un fragmento de hueso de 40.000 años de antigüedad en el sur de Siberia que contenía ADN excepcionalmente conservado lo que fue aprovechado para secuenciar.

Árbol filogenético que muestra la evolución y la relación entre el Homo sapiens y los homínidos extintos. Foto: nobelprize.org

Árbol filogenético que muestra la evolución y la relación entre el Homo sapiens y los homínidos extintos. Foto: nobelprize.org

“Los resultados causaron sensación: la secuencia de ADN era única en comparación con todas las secuencias conocidas de los neandertales y los humanos actuales”, explicó la Asamblea Nobel.

Con esto se había descubierto un homínido, vinculado a la evolución humana, y se le dio el nombre de Denisova y al compararlo con secuencias de humanos contemporáneos de varias partes del mundo, se mostró que también se había dado flujo de genes con el homo sapiens.

Además Pääbo estableció una nueva disciplina científica denominada la paleogenómica y ha dado recursos únicos para comprender de mejor manera la evolución y migración humana.

“Gracias a los descubrimientos de Svante Pääbo, ahora comprendemos que las secuencias de genes arcaicos de nuestros parientes extintos influyen en la fisiología de los humanos actuales. Un ejemplo de ello es la versión de Denisovan del gen EPAS1, que confiere una ventaja para la supervivencia a gran altura y es común entre los tibetanos actuales. Otros ejemplos son los genes neandertales que afectan nuestra respuesta inmunológica a diferentes tipos de infecciones”, añadió la Asamblea. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *