Dios ha establecido una serie de leyes para la humanidad. Por ejemplo, piensa en los Diez Mandamientos. No son diez consejos. Son diez mandamientos. ¿Qué ocurre si no se cumplen estos mandamientos? La Biblia es clara al respecto: «Maldito sea todo aquel que no cumpla con todas las cosas escritas en el Libro de la Ley y las ponga en práctica». (Gálatas 3:10)

¿Para quién es esto? Es para todos nosotros, porque nadie logra cumplir la ley de Dios. Esto es lo que dice Gálatas 3:11: «nadie se justifica ante Dios por la ley». Todos somos culpables. No cumplimos la ley. Estamos malditos.

La visión moderna de la vida

Es chocante decir esto porque va directamente en contra del sentido moderno de la vida. Esta visión moderna de la vida podría resumirse así: no hay verdad, no hay norma, y no hay juez. Todo es relativo, cada uno tiene su propia verdad. Y si no hay una verdad absoluta, entonces no hay una norma que debas cumplir. Y si no hay una norma que debas cumplir, entonces no puedes ser juzgado por nada, y la idea de un juez es absurda. El resultado es una libertad personal ilimitada. Así es como el «hombre moderno» ve la vida.

Sin embargo, la Biblia tiene una visión del mundo diferente. Dios creó el mundo, y por lo tanto hay una realidad objetiva y una verdad absoluta. También hay una norma, porque Dios nos dijo cómo vivir. También hay un juez. Dios es el juez que determina si hemos cumplido su norma. Y este es el veredicto para todos nosotros: no lo logramos. Nadie es justo ante Dios. Estamos condenados. Eso es lo que dice la Biblia en Gálatas 3:10-11. ¿Crees en el sentido moderno de la vida o crees en lo que dice la Biblia

Necesitas a Jesucristo como su Salvador

Si crees en la Biblia, entiendes por qué el Señor Jesús tuvo que ser crucificado. Gálatas 3:13 dice «Cristo nos redimió de la maldición de la ley haciéndose maldición por nosotros -pues está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero- para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham llegara a los gentiles». Él se convirtió en el Salvador al tomar tu condena y maldición sobre sí mismo, para que puedas recibir la bendición de Dios: el perdón de los pecados y la vida eterna con Él.

La ley de Dios te muestra que tu pecado hace imposible recibir su bendición. Pero Jesucristo vino. Él perdona el pecado de todos los que creen en Él. Él da la vida eterna. Tú también necesitas a este Salvador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.