La Cristología es la rama de la Teología Sistemática que busca estudiar la persona y obra de Cristo. Es muy conocida como “doctrina de Cristo” o “el tratado de Cristo”. Pero, ¿por qué es importante la cristología Aquí cuatro razones.

1) Porque todas las Escrituras dan testimonio de Cristo

Las Escrituras, como un todo, tienen un solo personaje principal en el cual todas las historias bíblicas circulan: Jesucristo. En el Antiguo Testamento se promete su venida y en el Nuevo se cumple. Además, Jesús afirmó con autoridad que las Escrituras dan testimonio de Él. Por tanto, un conocimiento exacto de la persona y obra de Cristo nos ayudará a tener un mejor panorama y entendimiento de las Escrituras, y nos llevará a crecer a Su imagen. (Leer: Lucas 24:27: Lucas 24:44; Juan 5:39)

2) Porque la iglesia le ha dado gran importancia

Para la iglesia, la doctrina de Cristo, siempre ha sido importante. En el evangelio de Juan vemos una sólida enseñanza de la divinidad de Jesús. En los Concilios de la Iglesia vemos un gran desarrollo de la persona de Cristo (por ejemplo el Primer concilio de Nicea y Concilio de Calcedonia). Y en la Reforma Protestante un gran desarrollo de la obra de Cristo (del cual surge el lema “Solus Christus”). Por eso, entender el desarrollo cristológico de la iglesia del pasado nos ayudará en nuestro presente y futuro. (Leer: Juan 1:1–18; Juan 20:30-31)

3) Porque los enemigos del cristianismo la atacan

Juan escribió el cuarto Evangelio para contrarrestar la herejía que rechazaba que ‘Jesús es el Cristo’. De la misma manera, los Concilios (Nicea, Calcedonia, etc) y Credos (Niceno, Atanasio, Apostólico) fueron respuestas a herejías que empezaban a desarrollarse en torno a la persona de Cristo (arrianismo, apolinarismo, nestorisismo, eutiquianismo, etc). Por tanto, conocer estas herejías y la defensa que se dio nos ayudará a defender nuestra fe. (Leer: 1 Juan 2:22; Juan 20:30-31).

4) Porque nuestra salvación está en Cristo

Toda nuestra salvación gira entorno a la persona y obra de Cristo, por eso es de gran importancia estudiar las profundidades de sus dos naturalezas, divina y humana, así también estudiar su obra redentora que se consumó en la cruz del calvario, y el impacto que tuvo en el pecador y en el mundo en general. Si queremos sabiduría, en la persona y obra de Cristo la encontraremos. (Leer Juan 3:18; 14:6; 1 Juan 5:1; 1 Corintios 1:24)

Cristo es el cumplimiento de las promesas de la Biblia, la cabeza y agente de transformación de la Iglesia, el Autor y Consumador de nuestra fe.
¡Cristo es poder de Dios, y sabiduría de Dios! (1 Corintios 1:24)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.