Los locales de Nueva York han empezado a pedir identificación a quienes compren crema batida en lata, obedeciendo a la ley que se aprobó en noviembre del 2021 y entró en vigor este mes, para evitar que los adolescentes usen este material como un narcótico.

“La necesidad de limitar el acceso y la venta de ‘whippits’ (latas de crema batida) se hizo evidente por primera vez después de recibir quejas de los electores sobre botes vacíos en las calles de los vecindarios. Los ‘whippits’ usados que se acumulan en nuestras comunidades no solo son un dolor de ojos, sino que también indican un problema significativo de abuso de óxido nitroso”, dijo Joseph Addabbo, un senador de Queens.

El óxido nitroso también es conocido como gas de la risa y, según Addabbo, “los jóvenes compran e inhalan este gas para ‘drogarse’ porque creen erróneamente que es una sustancia ‘segura’”. Sin embargo, los efectos pueden llegar a ser dañinos si se consume de forma recurrente, incluyendo bajadas de tensión, desmayos, pérdidas de memoria y psicosis.

Meghan Massey, una mujer de 43 años, le dijo a NBC lo confundida que se sintió cuando le pidieron identificación por tratar de comprar el artículo. “Pensé, ‘¿Qué está pasando?’ Estaba mirando en mi carrito. ¿Para qué me están identificando? Estaba tan confundida”, expresó Massey.

Como ella, otros ciudadanos neoyorquinos se alarmaron por la nueva ley, que ha causado inconvenientes en las tiendas del estado. “Debes tener 21 años en el estado de Nueva York para comprar una lata de crema batida. (…) Pero en la mayoría de lugares en este país puedes comprar un rifle de asalto cuando tienes 18 años”, dijo el ex jugador de baloncesto, Rex Chapman.

“Requerir verificación de edad al comprar crema batida es otra carga de cumplimiento clásica que se impone a las tiendas de conveniencia en el estado de Nueva York”, manifestó Kent Sopris, Presidente de la Asociación de Tiendas de Conveniencia de Nueva York.

La tienda Stewarts en Nueva York advierte a sus clientes que empezará a pedir identificación por la crema batida.

La tienda Stewarts en Nueva York advierte a sus clientes que empezará a pedir identificación por la crema batida.

“No recibimos ningún aviso de que el gobernador había actuado sobre el proyecto de ley, ni tampoco ninguno de nuestros colegas comerciales”, señaló Sopris.

“Escuchamos constantemente cuán importantes son las pequeñas empresas para los políticos de Nueva York, pero, francamente, leyes como esta demuestran lo contrario”, añadió.

La multa se ha establecido en $250 para los establecimientos que vendan crema batida en lata a los menores de 21 años. El valor asciende a $500 si se reincide en la falta.

(I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.