“Vamos a tener la vida de las personas en nuestras manos”. João Martins y otros 15 jóvenes están detrás de “Misión Ucrania”, una caravana que partió hoy de Lisboa con destino a la frontera polaca con Ucrania para recoger a una treintena de refugiados, entre ellos un bebé de siete meses.

Son las 6:15 de la mañana. Aún no hay nadie en las puertas del colegio lisboeta São João de Brito. Poco a poco empiezan a llegar los jóvenes. A las 7 en punto, sin demora, pondrán rumbo a Medyka, en la frontera polaco-ucraniana, para llevar ayuda humanitaria y evacuar ucranianos.

“No tengo miedo. Sabemos la responsabilidad que esto tiene. Vamos a tener la vida de las personas en las manos, pero está toda la gente confiada y con coraje para hacer esto”, cuenta el joven a Efe. La caravana tiene 7.000 kilómetros por delante para llegar a la frontera polaca con Ucrania y regresar.

«Vamos a llevar medicamentos y alimentos a los refugiados en la frontera y después vamos a traer cerca de 30 personas a Portugal, mayoritariamente mujeres y niños, entre ellos un bebé de siete meses», sostiene.

Cuentan con 21 personas confirmadas, la mayoría con familia, amigos o casa en Portugal. Aún disponen de ocho plazas disponibles que, lamentan, se llenarán rápido.

Quién es el misterioso pianista que recibe a los ucranianos refugiados en la frontera con Polonia

Junto a los alimentos y medicamentos las cinco furgonetas de nueve plazas llevan gasolina, peluches y «cosas para pintar» para los más pequeños.

Estiman llegar a la frontera en dos o tres días en un viaje sin parada donde los tres conductores de cada furgoneta se turnarán al volante hasta llegar al destino y, a la vuelta, pasarán una noche en Fráncfort.

Evacuará a su primo

Al viaje también se ha sumado Roman Barchuk, un ucraniano de 25 años que llegó a Portugal en 2004 y será el encargado de comunicarse con los refugiados.

Este viaje es importante para él. Además de los lazos que lo unen a Ucrania, evacuará a su primo de nueve años: «Ella -su tía- viene solo a traer a mi primo, pasa la frontera para entregármelo a mí y después vuelve», relata a Efe.

Junto a los quince conductores participa en el proyecto la enfermera Índia Saraiva, de 25 años. El principal desafío, describe, es no saber cuál es el estado y las condiciones de salud de las personas.

«Vamos a intentar tener una estrategia a nivel de comunicación, intentar integrarlas de la mejor forma en nuestro equipo, protegerlas al máximo de los estímulos externos y traerlas con la máxima seguridad», añade la joven.

Iniciativa juvenil

La iniciativa de estos jóvenes entre 23 y 28 años surgió entre un grupo de cinco amigos portugueses. Uno de ellos lo propuso en el grupo de WhatsApp y todos aceptaron.

“Algunos nos conocemos del trabajo, juntamos a otros amigos de fuera y formamos un grupo de 15 personas que estamos muy empeñadas en hacer lo mejor posible en esta situación horrible que es la crisis humanitaria en Ucrania”, sostiene Simão Saraiva, otro de los participantes.

Varios se pidieron días del trabajo y otros cogieron días de sus vacaciones, pero todos consiguieron de una forma u otra los días para “esta causa tan importante”.

Varios de los 16 jóvenes que forman parte de "Misión Ucrania", una caravana que partió hoy de Lisboa con destino a la frontera polaca con Ucrania para recoger a una treintena de refugiados, entre ellos un bebé de siete meses. EFE/ Brianbujalance

Varios de los 16 jóvenes que forman parte de «Misión Ucrania», una caravana que partió hoy de Lisboa con destino a la frontera polaca con Ucrania para recoger a una treintena de refugiados, entre ellos un bebé de siete meses. EFE/ Brianbujalance (brianbujalance/)

“Para nosotros es importante no quedarnos indiferentes y mostrar que las personas, individualmente sin estar asociadas a una organización, pueden hacer la diferencia”, suscribe João Pedro Westwood.

El viaje se podrá seguir a través de la cuenta de Instagram «Missão Ucrânia», donde ya han compartido en los últimos días las recogidas de enseres y publicarán todo el proceso.

Ola de solidaridad en Portugal

Desde que Rusia comenzara la invasión a Ucrania se han producido decenas de concentraciones y manifestaciones en Portugal para pedir el fin de la guerra y se han multiplicado las acciones de ayuda a los refugiados.

Famosos de Hollywood con origen ucraniano alzan su voz en contra de la guerra

En los últimos días han partido hacia la frontera ucraniana varias “caravanas humanitarias”. El martes partieron de Portugal más de 60 personas para llevar alimentos a Polonia y trasladar refugiados.

En Portugal residen más de 28.600 ucranianos, la quinta posición en el listado de comunidades extranjeras en suelo luso, y en los últimos días el país ha recibido más de 2.600 peticiones de protección temporal de ucranianos. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.