El 2021 fue un año histórico para la exploración espacial.

En 365 días, el mundo fue testigo de logros pioneros como el lanzamiento del Telescopio Espacial James Webb, el recibimiento de imágenes del rover Perseverance en Marte y el despegue del prototipo de defensa planetaria de la NASA, DART.

Además, se dio un gran salto en el turismo espacial, con personas que viajaron al espacio con SpaceX, Virgin Galactic y Blue Origin, aunque se asocia una enorme riqueza con las oportunidades de tener esta experiencia, siendo 2 de esos vuelos comandados por los multimillonarios Richard Branson y Jeff Bezos.

De acuerdo al portal ShareAmerica, la Asociación de Exploradores Espaciales tiene anotadas a 609 personas que ya han volado suborbital u orbitalmente, según el director ejecutivo Andy Turnage. La cantidad de astronautas privados es hasta el momento de unos 30, pero está aumentando.

Este 31 de marzo se planea el lanzamiento de la misión espacial Axiom-1, que enviará la primera tripulación privada a la Estación Espacial Internacional.

La Estación Espacial Internacional fue fotografiada por la tripulación de una nave espacial rusa durante su desacoplamiento en 2018.

La Estación Espacial Internacional fue fotografiada por la tripulación de una nave espacial rusa durante su desacoplamiento en 2018. (NASA/)

“La visión de Axiom de un hogar próspero en el espacio se trata de facilitar avances y perspectivas que beneficien a todos los humanos, en todas partes, y brindamos acceso universal a la órbita terrestre baja para que los innovadores, los gobiernos y las personas puedan hacer lo mismo”, se lee en el sitio web de la compañía.

Los primeros civiles en el espacio

Un intento temprano de la NASA para abrir el espacio a los civiles terminó cuando la viajera elegida, la maestra Christa McAuliffe pereció en la explosión del Transbordador Espacial Challenger en 1986. En 1990, el periodista radial japonés Akiyama Toyohiro pasó siete días en la estación espacial MIR, de Rusia, convirtiéndose en el primer particular que se hizo astronauta (en inglés).

35 años de la tragedia del Challenger: ¿quién fue el premio Nobel que descubrió el motivo de la explosión?

La Rusia postsoviética hizo del turismo espacial una opción lucrativa. En el año 2001 el empresario estadounidense Dennis Tito pagó para volar en una nave espacial rusa, con lo que se convirtió en el primer ciudadano particular en volar a la Estación Espacial Internacional.

En Estados Unidos los vuelos suborbitales están disponibles por medio de Blue Origin y de Virgin Galactic. SpaceX y Boeing están planeando vuelos orbitales. El Starliner, de Boeing, tiene previsto ser lanzado en mayo a la Estación Espacial Internacional.

Camille Alleyne, de la NASA, considera que las empresas privadas pueden aportar innovaciones y agilidad a la economía del espacio. “Con la competencia los costos bajan y eso es siempre muy bueno para el gobierno”, afirmó Alleyne, viceadministradora del Programa de Desarrollo Comercial de Órbitas Bajas, en un pódcast de la NASA. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.