Las elecciones presidenciales fueron ganadas este domingo por el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, candidato progresista que obtuvo un 48,2 %, frente al 43,3 % del presidente y líder de la ultraderecha, Jair Bolsonaro, ante quien deberá disputar una segunda vuelta el 30 de octubre próximo.

Poco después de conocer las cifras del Tribunal Superior Electoral (TSE), tras haber sido escrutado el 99 %, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva expresó su confianza en vencer las elecciones ante el mandatario Jair Bolsonaro en la segunda vuelta y resaltó que el resultado de hoy es solo una “prórroga”.

“Vamos a ganar las elecciones”, afirmó Lula en un discurso en un hotel de Sao Paulo ante correligionarios y periodistas.

“La lucha continúa hasta la victoria final”, agregó en referencia al balotaje que lo enfrentará al actual mandatario.

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva posa a su llegada a votar hoy, en Sao Paulo (Brasil). EFE/ Fernando Bizerra

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva posa a su llegada a votar hoy, en Sao Paulo (Brasil). EFE/ Fernando Bizerra (Fernando Bizerra/)

El líder del Partido de los Trabajadores, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, recordó que nunca ganó unas elecciones en primera vuelta y recalcó que mañana lunes comenzará a hacer campaña para conseguir la victoria el próximo 30 de octubre.

“Como mi cumpleaños es el 27 de octubre, tal vez lo reciba de regalo, como en 2002″, señaló el antiguo sindicalista, rodeado de algunos de sus más imporantes colaboradores y de su mujer Rosângela “Janja” Silva.

Pronóstico errado

Lula, a quien las encuestas daban una ventaja de más de quince puntos porcentuales para ganar ampliamente frente a Bolsonaro, terminó la primera vuelta con una ventaja de tan solo cinco puntos porcentuales frente al líder de la ultraderecha brasileña.

No obstante, el líder progresista subrayó que para entender el resultado hay que tener en cuenta su resurrección política, ya que en el proceso de las elecciones de 2018 se encontraba preso por una condena de corrupción que posteriormente fue anulada. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *