La transformación de la cara del líder ruso, Vladimir Putin, de 69 años, es el resultado de años de retoques.

“El proceso de la imagen de Putin puede haber empezado hace unos 20 años, cuando se sufre la crisis de los 50 en los hombres”, explica el Dr. Sergio Fernández, vicepresidente segundo de la Sociedad Española de Medicina Estética al portal NIUS.

“Comparando imágenes de hace unos años con las más actuales considero que lo primero que hizo fue someterse a un lifting completo. No solo se ha hecho retoque en el tercio inferior ya que, si nos fijamos bien en las ojeras y en la tensión de las cejas, ha tenido que ser una cirugía estética completa”, dice Fernández.

Quizá como uno de los líderes mundiales no quiere transmitir nada y para ello, muy probablemente, se hizo una infiltración de toxina botulínica (bótox).

Quizá como uno de los líderes mundiales no quiere transmitir nada y para ello, muy probablemente, se hizo una infiltración de toxina botulínica (bótox). (Alexey Nikolsky/Sputnik/AFP/)

Además, la zona media de la cara, pómulos y mejillas también han sido tratadas. “Están más rellenas y no solo es de haber cogido algo de peso. Probablemente le han inyectado grasa o le han hecho un tratamiento a base de ácido hialurónico”, asevera el experto.

Vladimir Putin, el hombre más poderoso del mundo según Forbes

Tratamientos estéticos de Putin en los últimos quince años

Vladimir Putin se ha hecho tratamientos estéticos en los últimos quince años. En ojeras, nariz, mejillas, pómulos, líneas de expresión, tratamiento capilar, rellenos, bótox y probablemente le han inyectado grasa o le han hecho un tratamiento a base de ácido hialurónico.

La calidad de la piel también ha mejorado. Antes era más imperfecta y tenía más arrugas, así que probablemente le han hecho un tratamiento con láser fraccionado. Eso sí, dice el vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina Estética, “en pómulos y mejillas se han pasado”.

Cuando hay exceso de producto y de tratamientos, se denomina el ‘efecto pillow’, es decir, sensación de inflamación en exceso después de un tratamiento poco proporcional a las facciones.

"Probablemente le han inyectado grasa o le han hecho un tratamiento a base de ácido hialurónico", aseveran expertos.

«Probablemente le han inyectado grasa o le han hecho un tratamiento a base de ácido hialurónico», aseveran expertos.

El misterio de la amante de Putin y su paradero actual

Otra cosa que le llama la atención es su inexpresividad. “Quizá como uno de los líderes mundiales no quiere transmitir nada y para ello, muy probablemente, se ha hecho una infiltración de toxina botulínica (bótox) en el tercio superior para borrar arrugas en la frente, entrecejo y patas de gallo”.

El bótox tiene una duración aproximada de cuatro o cinco meses, después hay que volver a aplicarse el tratamiento, ya que es una sustancia que el cuerpo reabsorbe. Los resultados comienzan a notarse a los cuatro días de su aplicación, se aprecia un rostro más relajado, juvenil y natural.

Mucho deporte, té con miel y sauna

En el 2013, Serguéi Mirónov, director de la Dirección General de Medicina y doctor honorífico de la Federación Rusa, desmentía los posibles problemas de salud del presidente Putin. “Vladimir Putin es una persona muy deportista. Desde el punto de vista médico, aparenta la edad de un hombre mucho más joven”, afirmó.

“Él se muestra muy escéptico a la hora de tomar medicamentos, incluso cuando se trata de los típicos comprimidos para el resfriado. Prefiere los remedios más populares, como el té con miel, la bania (sauna rusa) o los masajes”, añadía Mirónov.

Putin ha debido hacerse un injerto capilar. No es que de joven tuviera mucho pelo, siempre lo ha tenido fino y escaso.

Putin ha debido hacerse un injerto capilar. No es que de joven tuviera mucho pelo, siempre lo ha tenido fino y escaso.

Tratamiento capilar

Según la Clínica Menorca, Putin ha debido hacerse un injerto capilar. “No es que de joven tuviera mucho pelo, siempre lo ha tenido fino y escaso, pero sí es suficiente para conservar algo de cabello”. El microinjerto capilar es la solución definitiva para la calvicie y con las técnicas de hoy en día es una cirugía menor sin largos procesos posoperatorios.

En definitiva, “Putin lleva años con estos tratamientos y los resultados clínicamente son buenos. Son procedimientos que necesitan tiempo para asentar los productos. Al fin y al cabo, es una imagen pública y está bien que se cuide”, dice Fernández.

“El mayor problema es que esto se convierta en una obsesión, pero tratamientos para la prevención del envejecimiento, en principio, no suponen ningún problema a su edad”, concluye. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *