El buque Moskva, insignia de la Flota del Mar Negro de Vladimir Putin, se hundió tras una explosión el 13 de abril. La versión oficial rusa sobre el hundimiento del Moskva está siendo desmentida por los testimonios de los marineros que se encontraban a bordo de la embarcación.

Mientras que Rusia y Ucrania difieren en las versiones sobre lo que realmente le sucedió a la flota, los familiares de la tripulación reclaman al Kremlin el paradero de sus hijos, desaparecidos en el incidente.

Así era el crucero Moskva, buque insignia de la Armada rusa que se hundió por supuesto ataque ucraniano

Un marinero conscripto que sobrevivió al hundimiento declaró lo sucedido, según Novaya Gazeta, un medio de comunicación ruso que opera desde el exterior tras las amenazas de Putin. El testimonio anónimo decía que al menos 40 miembros de la tripulación murieron en el ataque y aún más personas resultaron heridas, con mutilaciones y extremidades perdidas.

“Mi hijo dijo que el crucero fue alcanzado desde tierra, desde el lado ucraniano, porque el fuego a bordo no se habría iniciado sin una razón”, explicó la madre del marinero, refiriéndose a la versión rusa que afirma que la explosión se dio por un incendio cuyo origen aún no se sabe. Ucrania, en cambio, asegura que fueron sus misiles Neptuno los que impactaron al buque.

“Hay personas muertas, heridas y desaparecidas”, dijo. “Mi hijo me llamó tan pronto como les dieron teléfonos a todos [después de ser rescatados]. Sus propios documentos y teléfonos estaban en el crucero [hundido]. Me llamó y lloró por lo que había visto. Fue horrible. Claramente, no todos sobrevivieron”. agregó la madre del sobreviviente.

Sin embargo, otros padres siguen en la búsqueda de sus hijos que no se han puesto en contacto con ellos tras el hundimiento y que no figuran en las listas de muertos o heridos. Yegor Shkrebets tenía 20 años y era cocinero en Moskva. Su padre, Dmitry Shkrebets, expresó su angustia y enojo al no poder ubicarlo y no obtener información de las autoridades rusas.

Yegor Shkrebets, 20, con su padre

Yegor Shkrebets, 20, con su padre

“Se informó [por los medios estatales rusos] que toda la tripulación había sido evacuada. Es una mentira. Una mentira descarada y cínica” aseguró Shkrebets. “Mi hijo es un recluta, y como me informaron los comandantes inmediatos del crucero Moskva, no está entre los muertos y heridos y está incluido en la lista de desaparecidos. Un recluta que se suponía que no debía participar en las hostilidades figura como desaparecido… desaparecido en alta mar” agregó.

Las supuestas imágenes del hundimiento del crucero, que llevaba a bordo a más de 500 tripulantes, se filtraron y viralizaron en redes sociales. De ser reales, contradicen la versión del Ministerio de Defensa de Rusia que afirman que los pasajeros fueron rescatados a tiempo del buque. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *