El día después de cumplir 18 años, Salvador Ramos, de la pequeña localidad de Uvalde, Texas, compró su primer rifle de asalto. Una semana más tarde, entró en una escuela primaria local, donde disparó y mató a 19 niños y a dos maestras.

Las autoridades todavía están tratando de determinar qué llevó a Ramos a cometer la peor masacre escolar en Estados Unidos en una década, pero esto es lo que se sabe hasta ahora sobre el tiroteo:

Cómo fue el ataque

Descrito como un joven que había sufrido ‘bullying’ durante mucho tiempo y con un historial de autolesiones, Ramos cumplió 18 años el 16 de mayo y compró su primer rifle al día siguiente. Tres días después, compró el segundo, y 375 rondas de municiones.

El peligroso AR-15, una variante de un fusil militar, ha sido el arma usada en las masacres más sangrientas en Estados Unidos

El joven, un desertor de la escuela secundaria sin antecedentes penales, publicó el martes por la mañana tres mensajes en Facebook anunciando sus planes, contó el gobernador de Texas, Greg Abbott, en rueda de prensa.

En el primero advirtió que iba a dispararle a su abuela, con quien vivía.

Abbott dijo que Ramos hirió a la mujer de 66 años en la cara, pero ella pudo llamar a la policía y fue trasladada en avión en estado crítico a un hospital en las cercanías de San Antonio, a unos 130 km al oeste de Uvalde.

La comunidad latina muy unida de Uvalde se llenó de dolor el miércoles después de que un adolescente con chaleco antibalas entró la escuela y mató a 19 niños y dos maestros, en el último espasmo de violencia mortal con armas de fuego en los Estados Unidos. (Foto de CHANDAN KHANNA / AFP)

La comunidad latina muy unida de Uvalde se llenó de dolor el miércoles después de que un adolescente con chaleco antibalas entró la escuela y mató a 19 niños y dos maestros, en el último espasmo de violencia mortal con armas de fuego en los Estados Unidos. (Foto de CHANDAN KHANNA / AFP)

Tras confirmar en un segundo mensaje en Facebook que había atacado a su abuela, Ramos publicó un tercero, diciendo que su próximo objetivo era una escuela primaria.

“Tengo un pequeño secreto que contarte”: Los escabrosos mensajes de Instagram de Salvador Ramos

Condujo entonces un poco más de 3 km y terminó chocando cerca de la Escuela Primaria Robb, donde a los más de 500 estudiantes de segundo a cuarto grado, con edades entre siete y 10 años, les quedaban solo tres días de clase antes de las vacaciones de verano.

Vestido de negro y con un chaleco táctico, Ramos fue confrontado por un funcionario escolar, pero pudo ingresar al edificio por una puerta trasera.

Luego se dirigió a dos aulas contiguas.

“Ahí fue donde comenzó la carnicería”, dijo Steve McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

Las identidades de las víctimas se han ido revelando a medida que sus familiares comparten su dolor en internet: Xavier López, un niño de 10 años a quien le encantaba bailar, Ellie García, la niña “más feliz del mundo” en palabras de su padre, o Amerie Jo Garza, una escolar con una sonrisa radiante que acababa de celebrar su décimo cumpleaños.

Cómo fue detenido el atacante

La policía llegó al lugar de la matanza en respuesta a un informe de un vehículo accidentado.

Al escuchar disparos provenientes de la escuela, corrieron adentro y fueron atacados por disparos. Algunos policías comenzaron a romper ventanas y a evacuar a niños y maestros.

La policía ayudó a detener al atacante con un equipo táctico que incluía agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, que tiene una oficina en esta localidad ubicada a solo 100 km de la frontera con México.

“Al ingresar al edificio, los policías y otros agentes se enfrentaron a disparos del sujeto, que estaba atrincherado”, dijo Marsha Espinosa, vocera del Departamento de Seguridad Interior (DHS) de Estados Unidos.

Una mujer llora mientras abraza a un niño, durante una reunión comunitaria en el Uvadle County Fairplex, tras un tiroteo masivo en la Robb Elementary School en Uvalde, Texas, EE.UU.. EFE/EPA/TANNEN MAURY

Una mujer llora mientras abraza a un niño, durante una reunión comunitaria en el Uvadle County Fairplex, tras un tiroteo masivo en la Robb Elementary School en Uvalde, Texas, EE.UU.. EFE/EPA/TANNEN MAURY (TANNEN MAURY/)

Las fuerzas de seguridad “se interpusieron entre el atacante y los niños para desviar la atención del atacante de las posibles víctimas”, explicó.

Pasaron más de 30 minutos desde que Ramos ingresó a la escuela y finalmente uno de los agentes de la Patrulla Fronteriza le disparó y lo mató.

¿Quién era el atacante?

Ramos llevaba dos meses viviendo con su abuela, dijo McCraw. Según el gobernador Abbott, los departamentos de salud locales no conocían ningún problema psicológico.

Una prima, Mia, dijo al diario The Washington Post que Ramos “no era una persona muy social” y que había sido víctima de ‘bullying’ por su tartamudez. Le encantaban los videojuegos, según otro amigo.

En mensajes en redes sociales a una joven alemana que había conocido hace poco en la web, Ramos le contó que acababa de disparar a su abuela y que se proponía hacer lo mismo en una escuela.

La chica de 15 años, que vive en Fráncfort, dijo que esa mañana se había enfadado con su abuela porque estaba “al teléfono con AT&T”, un proveedor de telecomunicaciones estadounidense, en una llamada relacionada con su teléfono.

Según la joven, Ramos pasaba mucho tiempo solo en casa y “nunca tenía planes con sus amigos”. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *