Los cirujanos en la India quedaron estupefactos después de enterarse de que el dolor de vejiga de un hombre fue causado por un clavo de cuatro pulgadas que se había alojado allí, durante todo un año.

El padecimento del hombre inició después de que el paciente comenzó a experimentar un dolor insoportable en su bolsa de orina, informó Jam Press.

Alarmado, se presentó en el Hospital de Distrito Bhind de la India, donde su cirujano preocupado, el Dr. Prateek Mishra, ordenó análisis de sangre, así como una ecografía y radiografías para ver qué estaba mal.

“Los Elegidos”: ofrecían clases de yoga para ocultar una secta de prostitución, incesto, orgías, lavado de dinero y drogas en Argentina

Los cirujanos decidieron quitar el intruso de metal para aliviar su sufrimiento de una vez por todas.

Los cirujanos decidieron quitar el intruso de metal para aliviar su sufrimiento de una vez por todas. (Shidlovski/)

Le sacaron un clavo de cuatro pulgadas de la vejiga

Para horror de todos los médicos y enfermeras, los escáneres revelaron un largo clavo en la vejiga del paciente.

Desafortunadamente, no se sabe cómo la punta de hierro se infiltró en el sistema del hombre. Sin embargo, a pesar de que no podía pagar la atención médica, los cirujanos decidieron quitar el intruso de metal para aliviar su sufrimiento de una vez por todas.

La operación tomó casi una hora en lo que el hospital describió como “la primera” cirugía de este tipo. Afortunadamente, desde entonces ha experimentado una recuperación completa.

Esta no es la primera vez que un objeto extraño termina en un orificio poco probable.

En mayo, un médico de Missouri redefinió el concepto de malgastar dinero después de descubrir que una moneda de diez centavos se había alojado de manera imposible “hacia arriba” en el trasero de un paciente durante un examen rectal.

“Si morimos, morimos juntos”: El escalofriante mensaje del hombre celoso que obligó a su novia a saltar con él de un acantilado

Mientras tanto, los médicos diagnosticaron a una mujer tunecina con una infección del tracto urinario en marzo, solo para descubrir que tenía un vaso de chupito alojado en la vejiga, tal como publica The New York Post.

Según los informes, había usado el recipiente para beber como un juguete sexual hace cuatro años y no se hizo revisar el problema hasta mucho más tarde.

(I)

Te recomendamos estas noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.