Grozni, la capital de la República de Chechenia, fue víctima de los poderosos ataques militares de Rusia, todos dirigidos por el presidente Vladimir Putin.

El bombardeo contra esta ciudad fue tan fuerte que los civiles muertos nunca se contabilizaron y las Naciones Unidas calificó a esta ciudad como “la más destruida del mundo”.

¿Por qué una foto de Mohamed Salah estrechando la mano del líder de Chechenia ha generado polémica

Un trabajo periodístico publicado por El Clarín revela que la mayoría de los analistas aseguran que la actual guerra de Rusia con Ucrania es “la guerra de un solo hombre”. Señalan además a Vladimir Putin, de 69 años, como el responsable.

Asimismo, explican que los misiles ultrasónicos que poseen Rusia y Estados Unidos son tan rápidos que logran acabar en minutos con las fronteras de los países a los que se enfrentan.

Las fuerzas rusas bombardean el noreste de Ucrania y dejaron sin electricidad y calefacción a la población.

Las fuerzas rusas bombardean el noreste de Ucrania y dejaron sin electricidad y calefacción a la población.

¿Qué pasó en Grozni?

La primera guerra entre Rusia y la República de Chechenia se desató en 1994 y concluyó en 1996 con la victoria de los chechenos. Sin embargo, los rusos no se quedaron con los brazos cruzados, pues lo peor estaba por venir, revela el trabajo publicado por El Clarín.

En octubre de 1999, Vladimir Putin demostró por qué Rusia es el campeón en el uso de la artillería de armas y fue a cañonazos que se instalaron en unas colinas estratégicas en torno de Grozni.

La infantería rusa fue dividida en grupos poco numerosos, pero muy bien armados hasta con misiles. Las armas desgastaron a los combatientes chechenos, quienes tuvieron que esconderse en sótanos para poder resistir el ataque. Causaron además grandes pérdidas entre los civiles.

Al menos cinco heridos tras fuerte explosión en la capital de Chechenia

Muchas personas lograron huir, pero en Grozni quedaron ancianos, pobres y enfermos, quienes murieron entre las bombas, el hambre y el frío.

En ese momento se supo que cuatro mil rebeldes que intentaron huir por el suroeste fueron asesinados por la artillería pesada rusa. Varios jefes chechenos murieron entre las explosiones de las minas y los cañonazos de la artillería rusa. Fue la última gran batalla.

El 6 de febrero de 2000 izaron la bandera rusa en el centro de la capital chechena. El presidente Putin anunció que la ciudad había sido liberada y que las operaciones militares habían llegado a su fin. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *