Muchos voluntarios se suman a la causa para apoyar a los ucranianos en el conflicto Rusia-Ucrania, otro de ellos es el estadounidense Steven Straub, un veterano de la guerra de Vietnam.

Motivado por la despiadada invasión de Vladimir Putin en la que asegura que solo busca “desmilitarizar y desnazificar” a Ucrania, Straub, justo antes de dejar Nueva York, se tatuó la bandera ucraniana enmarcada con el mensaje “Free Ukraine” en el brazo izquierdo.

Ucranianos provocan envenenamiento masivo a invasores rusos con comida y alcohol en venganza por destruir la ciudad de Izium

El hombre de 73 años tiene como objetivo combatir a las tropas rusas en Odesa.

Justo antes de dejar EE.UU. se tatuó la bandera ucraniana enmarcada con el mensaje “Free Ukraine”.

Justo antes de dejar EE.UU. se tatuó la bandera ucraniana enmarcada con el mensaje “Free Ukraine”.

Steven Straub, el veterano de Vietnam que combatirá a los rusos

Al igual que el francotirador canadiense de apodo “Wali”, Straub es una nueva pieza fundamental en las filas del ejército ucraniano. Llegó a Leópolis, el oeste del país, el pasado 11 de marzo y ya está en Kiev, la capital, reseñó El Clarín.

El veterano de guerra de 73 años cumplió con su fase de entrenamiento y ya está listo para enfrentar a las tropas enemigas. En su día de descanso, visitó varios pueblos ucranianos en el noroeste acompañado de su pelotón, constatando la retirada de los rusos y siendo testigo de la destrucción.

Esta es la segunda guerra del soldado de 73 años.

Esta es la segunda guerra del soldado de 73 años.

Con chaleco antibalas y una gorra que dice “Veteran Vietnam”, explicó que “es muy diferente a la guerra en Vietnam”, recordando cuando pasó 14 meses entre 1968 y 1969 como sargento en la infantería mecanizada en el operativo especial de aquel entonces.

“Estaba en la jungla. No vi ninguna ciudad, ningún edificio, solo había árboles, gran vegetación, nosotros acompañábamos a los convoyes” relata.

Antes de ofrecerse como voluntario, tenía una carrera de agente técnico en una escuela de Nueva York, vive ahora en Florida (sudeste de Estados Unidos).

“Todo el mundo tiene la moral muy alta”

Mientras recorría la ciudad, el veterano de guerra regaló fotos con todo aquel que se la pedía, tal cual una celebridad. Pero lo que sí era cierto es que la moral de todos los ucranianos está alta y se muestran también agradecidos con la ayuda de Straub.

Soldados ucranianos pedían hacerse fotos con él.

Soldados ucranianos pedían hacerse fotos con él.

“Lo que me sorprende aquí es la moral, todo el mundo tiene una moral muy alta, es increíble, es muy diferente a Vietnam. Ahí la gente quería ganar dinero. Aquí quieren proteger su libertad, proteger su país”, prosigue, lleno de admiración.

En un pequeño pueblo, el convoy donde se trasladaba se detiene y reparte pan, latas de conserva y juguetes o bombones para los niños. Además, sacó de su bolsillo algunos billetes de 500 grivnas (16 dólares) y se los dio a tres ancianas que los reciben con grandes sonrisas.

A su avanzada edad solo busca defender a los ucranianos

“Es duro, tengo 73 años”, dijo jocosamente, mientras “Ferrari”, su guía en la visita, asegura que “es un excelente soldado. Estoy satisfecho de él. Es su segunda guerra. Estuvo en Vietnam. No le gustaban los comunistas y ha venido aquí para hacerles pagar algunas cuentas pendientes”.

Para culminar el recorrido, se detuvo al lado de un auto acribillado al borde de un bosque en un campamento abandonado ruso y dos cadáveres de dos civiles aún estaban dentro. Conmovido por la escena, recogió un libro para niños y murmura “es terrible”, recordando que es padre de dos enfermeras y una profesora.

Luego recuperó el aliento, recogió una chapka de algún soldado ruso y la coloca sobre su gorro. “A lo mejor es la de un general ruso” dice, con una gran sonrisa. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.