“Entonces Judas, tomando la tropa romana, y a varios guardias de los principales sacerdotes y de los fariseos, fue* allá con linternas, antorchas y armas.4 Jesús, sabiendo todo lo que le iba a sobrevenir, salió y les dijo: «¿A quién buscan?». 5 «A Jesús el Nazareno», le respondieron. Él les dijo: «Yo soy». Y Judas, el que lo entregaba, estaba con ellos. 6 Y cuando Él les dijo: «Yo soy», retrocedieron y cayeron a tierra. 7 Jesús entonces volvió a preguntarles: «¿A quién buscan?». «A Jesús el Nazareno», dijeron. 8 Respondió Jesús: «Les he dicho que Yo soy; por tanto, si me buscan a Mí, dejen ir a estos».9 Así se cumplía la palabra que había dicho: «De los que me diste, no perdí ninguno “ (Juan 18:3-9).

Jesús advirtió a los líderes judíos que ellos morirán si no creían en Él, pero hicieron caso omiso a esta advertencia. ¡Por el contrario, ellos mandaron soldados para arrestarle! Cuando los soldados dejaron en claro que buscaban a «Jesús de Nazaret», Él simplemente les dijo: «Yo soy» y no intentó escapar. Al escuchar esto, los soldados retroceden y caen al suelo. Ellos experimentaron el poder sobrenatural de las palabras de Jesús, como leemos en otras partes de la Biblia.

Finalmente, eso es lo que Jesús está haciendo aquí: Él no solo afirma que es el hombre que buscan, sino que también Él es Dios. Cuando Dios se revela a sí mismo, la gente o retrocede y cae al suelo, o caen y adoran. Ellos quedaron en shock a punto de desmayarse, o quedarse sorprendidos en gozo y reverencia.

¿Puedes ver lo crucial que es la diferencia ¿Cuál es tu reacción cuando lees estas historias sobre los dichos de Jesús diciendo que Él es Dios? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.