Was Jesus fully human?

Cuando hablamos de Cristología nos referimos al estudio de la doctrina de Cristo, específicamente al estudio de su persona y obra. Esta doctrina, durante toda la historia de la iglesia, ha sido atacada, pero, defendida por cristianos con excelencia. Lo que más me impactó de la persona de Cristo es que posee dos naturalezas (verdadero Dios y verdadero hombre), a esto se le conoce como la unión hipostática.

Jesús es verdadero Dios

Las Escrituras revelan con claridad que Jesús es verdadero Dios. Solo basta recurrir al Evangelio de Juan para darnos cuenta que afirmar “Jesús es Dios” es totalmente bíblico, y lo contrario a tal premisa se torna en herejía. El apóstol Juan en sus primeros versículos revela tres cualidades divinas y se lo atribuye a Jesús, estas son ETERNO (Juan 1:1-2), CREADOR (Juan 1:3) y REDENTOR (Juan 1:4-5). Lo interesante, es que estas mismas cualidades son reveladas en Dios (Génesis 1). Además, Juan titula a Jesús como la Palabra de Dios, aquella “Palabra” que el Antiguo Testamento presenta con personalidad divina. Por tanto, ¡Jesús es Dios!

Jesús es verdadero hombre

Asimismo, tan cierto como que Jesús es Dios, también Jesús es hombre ¡Sí! ¡Jesús es hombre!, tal afirmación es totalmente bíblica y lo contrario a tal premisa se torna en herejía. Una vez más, el apóstol Juan, en sus escritos nos revela esa gran verdad. En su Evangelio vemos que Jesús se gozó en una boda pero también se enojó en el templo (Juan 2), un maestro de la ley reconoció la humanidad de Jesús al llamarlo “maestro” (Juan 3), se cansó y tuvo sed (Juan 4), discutió con los fariseos (Juan 5), le quisieron hacer rey político de Israel y escapó (Juan 6), tuvo hermanos (Juan 7), lloró en el contexto de la muerte de Lázaro (Juan 10), murió en una cruz (Juan 19), y podemos seguir mencionando datos que dan evidencias de la humanidad de Jesús. Por tanto, ¡Jesús es hombre!

Una profunda y misteriosa verdad

La profunda verdad del cristianismo, sin duda alguna, es: Dios fue manifestado en carne (1 Timoteo 3:16). En palabras del apóstol Juan “la Palabra se hizo carne” (Juan 1:14). Esto es un gran misterio, sin embargo no podemos decir que “Jesús dejó de ser Dios para ser hombre” o que “siguió siendo Dios y aparentó ser hombre”, siguiendo pensamientos erróneos de personas que han tratado, en sus fuerzas, de resolver en su totalidad tal misterio, cayendo en herejías. Pero, lo que si es cierto, es que, en un tiempo determinado, Dios Hijo asumió la naturaleza humana sin perder su naturaleza divina, siendo verdaderamente Dios y verdaderamente hombre por la eternidad.

¿Por qué era necesario?

Porque Jesús en su divinidad representa al Padre y en su humanidad representa e intercede por su pueblo pecador, por tanto, en Él se produce la reconciliación entre Dios y los hombres.

¡Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.