El Departamento de Energía de Estados Unidos debería anunciar el martes que sus investigadores lograron un “gran avance científico” sobre la fusión nuclear, una tecnología vista como una revolucionaria fuente de energía alternativa.

Los científicos han estado trabajando durante décadas para desarrollar la fusión nuclear, promocionada como una fuente de energía limpia, abundante y segura que eventualmente podría permitir a la humanidad romper su dependencia de los combustibles fósiles que provocan la crisis climática global.

El Departamento de Energía se ha negado a dar detalles específicos sobre lo que anunciará el martes, pero un informe del Financial Times durante el fin de semana ha hecho enloquecer a la comunidad científica.

Según el medio con sede en Reino Unido, los investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (LLNL), en California, lograron por primera vez producir una “ganancia neta de energía”, lo que significa que se produjo más energía en la reacción de la que se usó para activarla.

Si se confirma el logro, “es un verdadero momento de avance que es tremendamente emocionante”, dijo el físico Jeremy Chittenden, del Imperial College London. “Prueba que el objetivo buscado durante mucho tiempo, el ‘santo grial’ de la fusión, de hecho se puede lograr”.

Fisión y fusión

Las centrales nucleares de todo el mundo utilizan actualmente la fisión, la división del núcleo de un átomo pesado para producir energía. La fusión, por otro lado, combina dos átomos de hidrógeno livianos para formar un átomo de helio más pesado, liberando una gran cantidad de energía en el proceso.

Ese es el proceso que ocurre dentro de las estrellas, incluido el Sol. En la Tierra, las reacciones de fusión pueden provocarse calentando hidrógeno a temperaturas extremas dentro de dispositivos especializados.

Para su investigación, los científicos del LLNL trabajan en la enorme Instalación Nacional de Ignición: 192 láseres ultrapotentes que apuntan a un cilindro del tamaño de un dedal lleno de hidrógeno.

Según el Financial Times, los científicos del LLNL produjeron alrededor de 2,5 megajulios de energía en una reacción de fusión nuclear, o alrededor del 120% de los 2,1 megajulios utilizados por los láseres para iniciarla.

Largo camino

Ese resultado finalmente proporcionaría una prueba de los principios físicos descritos hace décadas por los investigadores de la fusión. Sería un “éxito de la ciencia”, dijo Tony Roulstone, profesor de la Universidad de Cambridge.

Al igual que la fisión, la fusión está libre de carbono durante la operación, pero tiene muchas más ventajas: no presenta riesgo de desastre nuclear y produce muchos menos desechos radiactivos.

Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer antes de que la fusión sea viable a escala industrial.

“Para convertir la fusión en una fuente de energía, necesitaremos aumentar aún más la ganancia de energía”, advierte Chittenden. “También tendremos que encontrar una manera de reproducir el mismo efecto con mucha más frecuencia y mucho más barato antes de que podamos convertir esto en una planta de energía de manera realista”, agregó.

Eso podría tomar otros 20 o 30 años, explicó a la AFP Erik Lefebvre, gerente de proyectos de la Comisión de Energía Atómica de Francia.

Sin embargo, los expertos en clima advierten que el mundo no puede esperar tanto tiempo para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y limitar los peores efectos del calentamiento global.

También se están desarrollando otros proyectos de fusión nuclear en todo el mundo, incluido el proyecto internacional ITER, que actualmente se está construyendo en Francia.

En lugar de láseres, ITER utilizará una técnica conocida como confinamiento magnético, que contiene una masa arremolinada de plasma de hidrógeno fusionado dentro de una enorme cámara en forma de rosquilla. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *