Un alto militar surcoreano confirmó que el misil balístico norcoreano que se estrelló hoy en el agua a apenas 57 kilómetros de la costa sureña es el primer proyectil de Pionyang que cae en aguas territoriales de Corea del Sur, lo que contribuye a aumentar enormemente la tensión que ya se respira en la península.

“Es la primera vez desde la división (de la península) que un lanzamiento norcoreano cae en nuestras aguas territoriales al sur de la LLN (siglas de la Línea Límite Norte, divisoria que delimita las aguas de ambas Coreas)”, dijo en un comunicado enviado hoy a medios el teniente general Kang Shin-chul, jefe de operaciones del Estado Mayor Conjunto (JCS).

Kang añadió que esta acción es “absolutamente inaceptable” y que “el ejército (surcoreano) ha determinado que responderá con decisión a la misma”.

Seúl detectó en principio el lanzamiento de tres misiles balísticos de corto alcance disparados desde el área de Wonsan, en la costa oriental norcoreana hacia el mar de Japón en torno a las 8.51 (23.51 GMT del martes) de hoy.

“Uno de ellos aterrizó en alta mar al sur de la Línea Límite Norte (LLN) en el mar del Este (nombre que recibe el mar de Japón en las dos Coreas”, informó el JCS, antes de añadir que este proyectil cayó 26 kilómetros al sur de la LLN, 57 kilómetros al este de la ciudad costera de Sokcho (160 kilómetros al noreste de Seúl) y 167 kilómetros al noroeste de la isla de Ulleung.

Una alerta antiaérea se emitió para la isla de Ulleung, aparentemente porque el misil parecía dirigido ahí, aunque el JCS señaló que “los detalles aún están siendo confirmados”.

Poco después, el JCS informó de que Pionyang disparó hoy 10 tipos de misiles distintos.

El presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, convocó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) tras los lanzamientos, y aseguró al término de la misma que habrá una rápida respuesta e instó a “prepararse para más provocaciones” del régimen de Kim Jong-un.

Yoon “señaló hoy que la provocación de Corea del Norte constituye de hecho una invasión territorial con un misil que cruzó la línea límite norte por primera vez desde la división” de la península, dijo su oficina en un comunicado.

Este lanzamiento, el número 36 que hace Corea del Norte este año (una cifra récord), coincide con la celebración de las primeras maniobras aéreas a gran escala por parte de las Fuerzas Aéreas del Sur y Estados Unidos.

La tensión en la península se ha incrementado a niveles peligrosos en los últimos meses, ante los insistentes lanzamientos norteños, las maniobras de los aliados y la posibilidad de que Pionyang realice su primera prueba nuclear en cinco años, tal y como apuntan los satélites. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *