Nepal vivió su peor catástrofe aérea en treinta años este domingo 15 de enero, cuando un avión de la compañía Yeti Airlines se desplomó y estalló en llamas cerca del aeropuerto de Pokhara, en el distrito de Taksi.

Las autoridades de rescate contabilizaron 69 muertos, de un 72 total de pasajeros y tripulantes que iban a bordo de la aeronave.

Sin embargo, este no es el único accidente de avión ocurrido en Nepal en los últimos años. La topografía y el clima inestable del país, además de fallas humanas, han causado varios incidentes aéreos mortales.

Nepal cuenta con 8 de las 14 más altas cumbres del mundo, entre ellas el monte Everest, lo que la hace un destino popular para los turistas y los alpinistas, pero una complicación para los pilotos, que deben esquivar las montañas para un aterrizaje seguro.

Falta de control y seguridad

Nepal posee un terreno y un medio ambiente difíciles para el trabajo de una compañía aérea”, declaró Shukor Yusof, del gabinete de consejo de aviación Endau Analytics, a AFP.

“Es muy difícil para cualquier piloto volar en esta parte del mundo. Algunos aviones deben ser especialmente concebidos para aterrizar en esas alturas”, dijo el experto, quien también aseguró que Nepal tiene “antecedentes más bien dudosos” en materia de seguridad aérea.

Tanto así que la Unión Europea prohibió a todos los transportadores nepalíes de su espacio aéreo por razones de seguridad, pues no hay un adecuado mantenimiento de equipos ni se aplican con regularidad las reglas.

Nepal obtuvo malos resultados en materia de investigación sobre los accidentes en una auditoría de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) el año pasado.

Uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo

Nepal tiene uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo.

Se trata del Aeropuerto Tenzing-Hillary, también conocido como Aeropuerto de Lukla, que se encuentra en el pueblo de Lukla, en Khumbu.

Aeropuerto de Tenzing-Hillary. Foto: Wikipedia

Aeropuerto de Tenzing-Hillary. Foto: Wikipedia

Es particularmente peligroso por estar situado en el propio Himalaya, a más de 3.000 metros de altura. La pista es corta y estrecha y, además, termina en el borde de un precipicio.

Aún así, este aeropuerto es muy activo y visitado por los aventureros que se atreven a escalar las montañas del país asiático.

El incidente más reciente ocurrido en el aeródromo fue el 14 de abril de 2019. Durante el aterrizaje, un avión Let L-410 Turbolet de Summit Air, con registro 9N-AMH, se salió de la pista colisionando con dos helicópteros que se encontraban estacionados. A pesar de no llevar pasajeros, el accidente provocó tres muertos y tres heridos, entre tripulantes y personal de tierra. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *