El presidente de Brasil y candidato perdedor de las elecciones del pasado domingo, Jair Bolsonaro, dijo este martes que continuará cumpliendo con los mandatos de la Constitución brasileña. Sin mencionar que aceptaba la derrota, el mandatario delegó a un funcionario realizar el anuncio de que la transición entre equipos gubernamentales saliente y entrante comenzará en dos días.

Será el vicepresidente electo de Brasil Geraldo Alckmin quien coordinará la transición para el futuro gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva con la administración saliente, anunció más temprano la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT). Y así lo confirmó un alto funcionario del gobierno de Bolsonaro.

En su primera alocución pública desde el domingo, Bolsonaro agradeció a quienes votaron por su permanencia en el cargo y dijo que los bloqueos de camioneros en varias carreteras del país son fruto de la “indignación” y del “sentimiento de injusticia” por su derrota en las elecciones presidenciales.

Las protestas en las calles con inconformidad con los resultados han mantenido bloqueadas decenas de carreteras.

Videos divulgados en las redes sociales por cabecillas de la rebelión de camioneros que han obstaculizado diversas rutas desde la madrugada del lunes tras el triunfo de Luiz Inácio Lula de Silva, han advertido que solo pondrán fin a la protesta cuando “el Ejército intervenga” para “impedir que vuelva el comunismo”. Esto sucedió ante de la intervención de Bolsonaro ante el país.

En un durísimo editorial, el influyente diario O Globo calificó esa protesta como “el Capitolio de los camioneros”, en alusión a los disturbios provocados en Washington por seguidores de Donald Trump en enero de 2020.

Tras 24 horas de silencio, el presidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro, no impugnará su derrota electoral ante Luiz Inacio Lula da Silva y se dirigirá a la nación más tarde hoy, reveló su ministro de Comunicaciones, Fabio Faria. Se espera que el discurso pueda calmar las protestas de los partidarios de Bolsonaro que han bloqueado las carreteras.

Este martes, el presidente del Supremo Tribunal Electoral de Brasil, Alexandre de Moraes, ordenó el “despeje inmediato de las vías” bloqueadas por camioneros simpatizantes del actual mandatario Jair Bolsonaro, que no aceptan la derrota del ultraderechista. Los bloqueos han impedido el acceso a un puerto clave de exportación de granos, al aeropuerto más grande del país y ya comenzaron a afectar el transporte de alimentos y combustible.

Hasta ahora, Bolsonaro ha permanecido en silencio después de que el veterano izquierdista Lula lo derrotara en las elecciones con el 50,83 por ciento de los votos en comparación con el 49,17 por ciento del domingo por la noche.

Los aliados políticos de Bolsonaro, incluido su jefe de gabinete Ciro Nogueira, ya comenzaron a establecer contacto con el campo de Lula para discutir la transición.

Algunos, incluido el presidente de la cámara baja del Congreso, han dicho públicamente que el gobierno de Bolsonaro debería respetar el resultado de las elecciones. Pero los camioneros, que se han beneficiado de la reducción de los costos del diésel por parte de Bolsonaro, han pedido al líder ultraderechista que desafíe el resultado. Han bloqueado carreteras con sus vehículos y quemando llantas en todo Brasil en protesta por la victoria de Lula.

Un manifestante sostiene una imagen del líder progresista Luiz Inácio Lula da Silva durante un bloqueo de camioneros en la carretera Castello Branco, como protesta tras la derrota del presidente, Jair Bolsonaro, en Barueri (Brasil).

Un manifestante sostiene una imagen del líder progresista Luiz Inácio Lula da Silva durante un bloqueo de camioneros en la carretera Castello Branco, como protesta tras la derrota del presidente, Jair Bolsonaro, en Barueri (Brasil). (Sebastiao Moreira/)

Representantes de supermercados brasileños ha denunciado problemas de suministro debido a las protestas y apeló a Bolsonaro para que resuelva la situación antes de que los estantes de las tiendas comiencen a vaciarse.

La principal vía de acceso al aeropuerto internacional Guarulhos de Sao Paulo, el más transitado del país, fue bloqueada temporalmente por decenas de manifestantes y 25 vuelos fueron cancelados, dijo el aeropuerto.

‘Los brasileños honestos estamos en contra del regreso de esa banda que saqueó las arcas del Estado’, dijo el camionero Vando Soares, contrario al regreso al poder de Lula, cuya presidencia 2003-2010 estuvo marcada por una corrupción generalizada. “No nos moveremos hasta que se impida que ese bandido asuma la presidencia”, dijo.

La victoria de Lula representa un sorprendente regreso para el extrabajador metalúrgico de 77 años, que gobernó Brasil de 2003 a 2010, pero luego pasó un tiempo en prisión por condenas por corrupción que luego fueron anuladas.

Lula ha prometido anular muchas de las políticas de Bolsonaro, incluidas las medidas a favor de las armas y la débil protección de la selva amazónica. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *