Igor Sechin, director ejecutivo del gigante petrolero estatal Rosneft, es uno de los hombres más millonarios del mundo. Los diplomáticos estadounidenses lo llaman “El cardenal gris del Kremlin” y los medios rusos “Darth Vader del Kremlin”.

El oligarca de 61 años, sancionado por la comunidad europea, posee propiedades con valor de hasta 511 millones de dólares, como su yate Crescent y el Amore Vero, este último confiscado en Francia y valorado en 120 millones de dólares.

Además, aseguran que es el segundo al mando no oficial de Vladimir Putin, a quien le es fiel desde hace más de 20 años, lo que respondería de dónde proviene su riqueza. Sin embargo, no es a él a quien nombran cuando mencionan a un posible sucesor.

View this post on Instagram

A post shared by Punto de Corte (@puntodecorte)

“No seas monaguillo de Putin”: Este es Kirill, el patriarca ortodoxo del presidente ruso que bendice sus misiles asesinos y que el papa Francisco criticó duramente

Así es la fortuna de Igor Sechin, la mano derecha de Vladimir Putin

Sin un dato preciso sobre de cuánto realmente es la fortuna del ruso, según los registros públicos, informes de los medios y valoraciones de algunas propiedades, Forbes estima que Sechin tiene un patrimonio de alrededor de 800 millones de dólares, aunque esta cifra pudo verse afectada por las sanciones, reseñó Infobae.

Sechin es dueño de dos de los yates más valiosos del mundo: el Crescent de 511 millones de dólares y el Amore Vero, de 134. Ambos fueron incautados en España y Francia, respectivamente. Además, construyó una casa en unas tres hectáreas de tierra en Rublyovka, un exclusivo suburbio en Moscú, en el año 2014. Esta mansión está valorada en 110 millones de dólares.

Sus hijos Ivan, Inga y Varvara adquirieron casas similares en el mismo barrio, según el medio ruso Vedomosti, al cual demandó Sechin por “entrometerse en su vida privada”.

También posee una participación menor al 1% en Rosneft, con un valor aproximado de 77 millones de dólares.

¿De dónde proviene la riqueza de Igor Sechin?

Forbes mantiene la teoría de que desvía fondos de Rosneft. La empresa es la segunda productora de petróleo más grande del mundo y tenía más de 20 mil millones de dólares en efectivo neto en 2020 y en el 2021 descendió a 12 mil millones.

“Sechin ha tenido efectivamente el control de los flujos de efectivo de Rosneft durante unos 20 años”, dijo al medio estadounidense Vladimir Milov, un político y economista de la oposición rusa que se desempeñó como Viceministro de Energía de Rusia en 2002.

“Rosneft es, con mucho, el mayor generador de efectivo en Rusia. Cuando estás en posición de dictar a dónde va ese dinero, puedes dirigir ciertos flujos en esta o aquella dirección”.

View this post on Instagram

A post shared by WORLD POLICY STAR (@worldpolicystar)

Otra posibilidad que se especula es que Sechin toma una parte de las ganancias de las redes de comercio de energía de Rosneft, que negocian la venta y el transporte de petróleo a nivel internacional.

“Tienes cuatro formas de ganar dinero como oligarca”, dijo a Forbes Anders Åslund, un economista sueco que asesoró a Boris Yeltsin a principios de la década de 1990.

“Uno es el despojo de activos. El más común es la contratación pública con sobornos. El tercero, es la manipulación de acciones, y el cuarto son los préstamos que se toman y no se devuelven. Para Sechin, probablemente sea un poco de todos”.

Rosneft es la segunda empresa petrolera más grande del mundo.

Rosneft es la segunda empresa petrolera más grande del mundo.

Sechin es un sirviente de Putin

Para el economista Anders Åslund, Sechin es un sirviente de Putin. “Se comporta menos como un oligarca moderno, que se enriquece y establece el control sobre los activos, y más como un dictador soviético del pasado, que simplemente usa las cosas que pertenecen a la empresa para sus necesidades personales”.

El ascenso de Sechin comenzó en San Petersburgo, su ciudad natal, tanto de él, como de Putin, mismo lugar donde además se criaron. Estudió en la Universidad Estatal de Leningrado, una licenciatura en francés y portugués, sacó un doctorado en Economía y luego trabajó como intérprete soviético en Angola y Mozambique durante las guerras civiles de esos países durante los años 80.

Tras su regreso a Rusia, Sechin trabajó como asesor de Comercio Exterior para el gobierno de su ciudad natal, al tiempo que Putin se unió a la administración de la alcaldía local como asesor de asuntos internacionales. Ambos se mudaron a Moscú a mediados de los 90, para laborar en la oficina del entonces presidente Boris Yeltsin y desde ahí, el magnate se mantiene al lado del presidente ruso. (I)

Te recomendamos estas noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.