La nueva oleada de ataques rusos ha destruido en ocho días el 30 % de las centrales eléctricas de Ucrania y creado una situación crítica en el país, en lo que Kiev considera una brutal estrategia del Kremlin para “congelar” a los ucranianos de cara al invierno.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, puso una cifra a la destrucción de la red eléctrica del país.

“Desde el 10 de octubre, el 30 % de las centrales eléctricas de Ucrania ha sido destruidas, causando apagones masivos en todo el país”, tuiteó.

“Tenemos una situación crítica en todo el país, porque una región depende de otra. Todo el país debe prepararse para apagones tanto del suministro eléctrico como de agua y calefacción”, y “ahorrar energía”, resumió el vicejefe de gabinete de la Presidencia, Kyrylo Tymoshenko.

“Actualmente, 1.162 localidades (…) se hallan sin electricidad”, declaró este martes el portavoz de los servicios de situaciones de emergencia, Oleksandr Jorunzhyi, después de que Rusia volviera a atacar por la mañana infraestructuras energéticas.

En los últimos días, Rusia llevó a cabo unos “190 bombardeos con misiles, drones suicidas y artillería en 16 regiones ucranianas”, precisó Jorunzhyi.

En esa ofensiva, 70 personas murieron y 240 resultaron heridas, añadió.

Un socorrista ucraniano saca una parte de un misil ruso S300 derribado que cayó en un huerto de un edificio privado en Kharkiv, noreste de Ucrania, el 18 de octubre de 2022.

Un socorrista ucraniano saca una parte de un misil ruso S300 derribado que cayó en un huerto de un edificio privado en Kharkiv, noreste de Ucrania, el 18 de octubre de 2022. (SERGEY KOZLOV/)

En Kiev, la capital, al menos dos personas murieron en un ataque con misiles contra una instalación de suministro de energía, informó la Fiscalía.

También se registraron bombardeos en Járkov (este), Mikolaiv (sur) y en las regiones de Dnipró y Zhitómir (centro).

“Situación crítica”

Tras los ataques de este martes, Zelenski reiteró su rechazo a negociar con el presidente ruso, Vladimir Putin, alegando que Moscú se propone ante todo “aterrorizar y matar civiles”.

El ejército ruso confirmó haber bombardeado infraestructuras energéticas.

Varias localidades de la región de Zhitómir, al oeste de Kiev, y de Dnipró (centro), quedaron desconectadas de la red eléctrica.

“La ciudad no tiene agua ni electricidad”, alertó el alcalde de Zhitómir, Serguéi Sujomlin. “Los hospitales funcionan con energía de reserva”, añadió en Facebook.

En Mikolaiv, que sufrió ataques en la madrugada, las autoridades lograron restablecer la corriente.

En Járkov (noreste), la segunda ciudad ucraniana, los misiles cayeron contra “una de las empresas industriales de la ciudad”, informó su alcalde en Telegram.

En Kiev, el operador DTEK dijo que sus empleados estaban realizando “todos los esfuerzos necesarios para restablecer el suministro” de electricidad.

“La situación es actualmente crítica en todo el país, porque nuestras regiones dependen unas de otras”, declaró un responsable de la presidencia, Kirilo Timoshenko. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *