«Y sin fe es imposible agradar a Dios. Porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Él existe, y que recompensa a los que lo buscan» (Hebreos 11:6).

«Dios no es una persona que podamos ver con nuestros ojos naturales, como hacemos con otras personas. Él es sobrenatural, y, por lo tanto, únicamente puede ser «visto» por la fe; aunque ciertamente hay muchos signos hacia él que podemos percibir con nuestros cinco sentidos.

La única manera de tener una relación con Dios, es creyendo que Él existe y que quiere una relación con nosotros los humanos. De lo contrario (si Dios no hubiera dado el primer paso para conocerlo), habría sido totalmente imposible encontrarlo.

Dios no es un Ser distante e indiferente a la creación. Él es un Dios personal, y quiere una comunión personal con nosotros. No solo le gusta que obedezcamos sus mandamientos, sino que quiere nuestro amor y devoción.

En el Salmo 105:4 se nos anima a «Buscar al Señor y su fuerza; buscar su presencia continuamente.»

¿Lo estás buscando?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *