La central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania, fue atacada por las fuerzas rusas el jueves anterior. El ataque provocó un incendio que ya fue controlado por los bomberos en un edificio y un laboratorio de la planta, pero despierta dudas acerca de la seguridad nuclear del país.

“El territorio de la central nuclear de Zaporiyia está ocupado por las fuerzas armadas de la Federación Rusa”, afirmó Kiev en un comunicado. Zaporiyia es la central nuclear más grande de Europa y se encuentra a 150 kilómetros al norte de la provincia de Crimea. Por el momento, no se reportan víctimas del siniestro.

Imagen de archivo de la central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania. EFE/EPA/SERGEI SUPINSKY

Imagen de archivo de la central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania. EFE/EPA/SERGEI SUPINSKY

Ucrania cuenta con 15 reactores nucleares distribuidos en cuatro centrales activas que generan gran parte de la electricidad en el país:

La actividad militar cerca del territorio nuclear puede provocar cortes de energía que afectan al suministro de energía de una planta, peligrando la refrigeración del reactor. Ucrania, país miembro de la Asociación de Reguladores Nucleares Europeos, se encuentra preparada para “la pérdida del suministro eléctrico exterior o del agua para poder refrigerar el núcleo y el combustible”, explica Patricia Fernández, portavoz del CSN a EFE.”Las centrales disponen de generadores diésel de emergencia capaces de funcionar de manera autónoma durante varios días”.

Roger Spautz, responsable de la campaña nuclear de Greenpeace Francia y Luxemburgo, señala que estas reservas pueden escatimar durante varias semanas, por lo que “es necesario que la electricidad funcione las 24 horas del día”. Spautz también dijo a DW que “el mayor riesgo es que los combustibles gastados sean alcanzados por un misil o que no se puedan refrigerar debido a la inutilización del sistema energético”.

¿Qué hacer en caso de un ataque nuclear? Estas son las recomendaciones para protegerse del daño de las particulas radioactivas

Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), se pronunció en contra del ataque ruso y afirmó que es un evento que “carece de precedentes”.”Se ha comprometido la seguridad física con lo que pasó anoche, tenemos suerte de que no hubo liberación de radiación” manifestó el director argentino, quien además se comprometió a viajar a Ucrania para llegar a un acuerdo entre ambas partes y evitar más incidentes.

Chernobyl, la central nuclear que protagonizó en 1986 el desastre medioambiental más grande de la historia, también fue invadida por el Ejército ruso en días anteriores, en medio de la preocupación de la comunidad internacional por un nuevo accidente nuclear.

El área inhóspita de Chernobyl es clave para el conflicto entre Rusia y Ucrania. (YURI KOZYREV)

El área inhóspita de Chernobyl es clave para el conflicto entre Rusia y Ucrania. (YURI KOZYREV)

“Resulta evidente que las instalaciones nucleares son un punto débil en la seguridad de un país en caso de guerra, sean objetivo intencionado o no” resaltó en un comunicado el Movimiento Ibérico Antinuclear.

“Rusia, como miembro de Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), sabe que un ataque armado a una instalación nuclear destinada a fines pacíficos supone una violación del derecho internacional”, manifestó Patricia Fernández.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, expresó en sus redes sociales su preocupación tras el impacto ruso en la central de Zaporiyia: “Europa debe despertar ahora. La central nuclear más grande de Europa está en llamas. En este momento, los tanques rusos están disparando contra unidades nucleares. Estos son tanques equipados con cámaras termográficas. Es decir, saben dónde están disparando, ¡se han estado preparando para esto!”. (I)

View this post on Instagram

A post shared by Володимир Зеленський (@zelenskiy_official)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *