Dos convoyes de 80 autobuses escoltados por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) iniciaron hoy la evacuación de civiles en la ciudad cercada de Sumy, en el noreste de Ucrania, informó hoy la organización humanitaria.

Los convoyes comenzaron a salir de Sumy hacia las 16:30 hora local (14:30 GMT), en una operación conjunta con la Cruz Roja ucraniana, señaló en Ginebra el portavoz de ICRC Ewan Watson, quien expresó su esperanza de que la operación no tenga que detenerse por la reanudación de las hostilidades, como ha ocurrido anteriormente en Mariúpol.

Los convoyes tienen como destino la localidad ucraniana de Lubny, 200 kilómetros al suroeste.

Sumy ha sido bombardeada en varias ocasiones por las fuerzas rusas y es vecina a Járkov, segunda ciudad más importante de Ucrania y también objetivo de numerosos ataques desde el inicio de la guerra.

«Cientos de civiles están intentando subir a los autobuses y desde el CICR intentaremos escoltar su país a través de la línea de frente llevándoles a una zona segura», destacó un miembro de la organización presente en la evacuación, Erik Tollefsen.

«La dimensión de la catástrofe humanitaria es inconmensurable», insistió.

Praga EFE/EPA/MARTIN DIVISEK

Praga EFE/EPA/MARTIN DIVISEK (MARTIN DIVISEK/)

El portavoz en Ginebra subrayó que la situación humanitaria es desesperada en Mariúpol (sureste), cercada por las fuerzas militares rusas y donde varios intentos de evacuación de civiles han fracasado por la violación de acuerdos temporales de cese de las hostilidades que Rusia y Ucrania habían alcanzado con este fin.

El CICR no ha logrado hacer llegar a esta ciudad la ayuda que tan urgentemente necesita la población sitiada, confirmó Watson.

La fuente oficial insistió en que el CICR actúa como un facilitador y no como un garante de los acuerdos de evacuación. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.