La vicepresidenta argentina, Cristina Fernández, dijo este martes que “la sentencia ya estaba escrita”, luego de que la Fiscalía pidiera para ella ayer una condena de 12 años de prisión e inhabilitación para ejercer cargos públicos en el juicio por presuntas irregularidades en la adjudicación de obra pública cuando era mandataria (2007-2015).

“La sentencia ya estaba escrita”, recordó Cristina Fernández, que ya había dicho en la declaración indagatoria que realizó en 2019, en un discurso que emite este martes a través de sus redes sociales desde su despacho en el Senado —del que es presidenta— al cuestionar que la Justicia rechazara su pedido de ampliar su declaración indagatoria en esta etapa del juicio.

Supuestos actos de corrupción desde el 2003

Cristina Fernández está acusada por el presunto delito de asociación ilícita y administración fraudulenta de fondos públicos, debido a supuestas irregularidades en la concesión de 51 obras públicas a firmas del empresario Lázaro Báez durante su mandato entre 2007 y 2015 y del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) en la austral provincia de Santa Cruz.

«Los fiscales pudieron leer su guion durante nueve jornadas. Me hubiera gustado hablar frente al tribunal», dijo este martes Cristina Fernández, para luego quejarse de que no le hayan permitido transmitir ni televisar la declaración indagatoria en 2019 y que ahora le hubieran rechazado la ampliación de su indagatoria.

“No debía sorprenderme porque, tal como dije en esa oportunidad, la sentencia ya estaba escrita”, indicó.

Marchas a favor y en contra

Grupos a favor y en contra de la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández, se manifestaron en la noche del lunes en Buenos Aires, luego de que un fiscal pidiera que se condene a la expresidenta a 12 años de prisión en un caso por presunta corrupción.

Partidarios de la vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner se manifiestan afuera de su departamento en Buenos Aires el 22 de agosto de 2022, luego de que un fiscal público pidiera que fuera sentenciada a 12 años de prisión e inhabilitada para cargos públicos por presunta corrupción durante sus dos mandatos como presidente.

Partidarios de la vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner se manifiestan afuera de su departamento en Buenos Aires el 22 de agosto de 2022, luego de que un fiscal público pidiera que fuera sentenciada a 12 años de prisión e inhabilitada para cargos públicos por presunta corrupción durante sus dos mandatos como presidente.

Las manifestaciones se registraban a las puertas del edificio donde tiene su residencia la vicepresidenta, en el capitalino barrio de Recoleta.

Hasta allí llegaron primero personas opositoras al Gobierno, que celebraron la decisión del fiscal Diego Luciani. Más tarde llegaron personas afines a la expresidenta y ambos grupos comenzaron a cruzar insultos.

Rápidamente se desplegaron fuerzas policiales para separar a ambos grupos, momento de tensión en que se registraron algunos forcejeos con los efectivos de seguridad.

A través de un mensaje en Twitter, Cristina Fernández acusó a la Policía de la ciudad de Buenos Aires, que responde al Gobierno del alcalde Horacio Rodríguez Larreta -opositor al Ejecutivo argentino-, de reprimir a quienes se acercaron a manifestarle su apoyo frente “a los insultos de un grupo de energúmenos” alineados con el expresidente Mauricio Macri (2015-2019),

“Jamás ningún militante ni simpatizante de nuestro espacio político ha ido al domicilio de ningún dirigente macrista a insultarlos. Ni a la casa de Macri, ni a la de Rodríguez Larreta”, dijo la vicepresidenta. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *