Unas 16,7 millones de personas sufren “inseguridad alimentaria severa alta” en la región del Cuerno de África, una cifra que podría ascender a los 20 millones en septiembre, advirtieron este lunes más de una decena de organizaciones humanitarias y agencias meteorológicas.

Después de cuatro temporadas de lluvia fallidas, las predicciones apuntan a que una quinta -entre octubre y diciembre de este año- podría resultar de nuevo escasa, agravando la crisis humanitaria en la región, según un comunicado firmado por el Programa Mundial de Alimentos (PAM) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), entre otros.

“De materializarse estos pronósticos, la ya grave emergencia humanitaria en la región se profundizaría todavía más”, alertaron las organizaciones.

Mujeres esperan frente a la entrada principal del centro terapéutico de alimentación en Maradi, Niger, en foto de archivo. EFE/MARCEL METTELSIEFEN

Mujeres esperan frente a la entrada principal del centro terapéutico de alimentación en Maradi, Niger, en foto de archivo. EFE/MARCEL METTELSIEFEN (MARCEL METTELSIEFEN/)

Según los últimos análisis de abril, en Somalia, uno de los países golpeados por la sequía -junto con Kenia y Etiopía-, al menos 80.000 personas sufren “hambre extrema”, lo que equivale al peor escenario previsto por el IPC, una escala internacional que mide la inseguridad alimentaria en cinco fases.

La sequía también ha afectado al ganado: alrededor de 1,5 millones de animales han muerto en Kenia y 2,1 millones en Etiopía, después de que la temporada de lluvias de marzo a mayo haya sido la más seca registrada hasta ahora.

Alertan de que el sector agrícola en Latinoamérica puede empeorar por guerra en Ucrania y el covid-19

Asimismo, la Unidad de Seguridad Alimentaria y Análisis de Nutrición para Somalia (FSNAU) -que depende de la ONU- y la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambrunas (FEWS NET) estiman que una de cada tres cabezas de ganado ha muerto en Somalia desde mediados de 2021.

Según las predicciones, “en zonas de cultivo las cosechas volverán a estar muy por debajo de la media, lo que provocará una dependencia prolongada de los mercados, donde los hogares tendrán un acceso limitado a los alimentos por la subida de los precios”.

Etiopía, Kenia y Somalia registraron además un incremento en el número de menores que sufren desnutrición severa en el primer trimestre de 2022, comparado con años anteriores.

Los efectos de la sequía se han visto agravados por los conflictos en la región y la pandemia de la covid-19.

Además, la invasión rusa de Ucrania no solo ha provocado un aumento en el precio de alimentos, combustibles y otros productos, sino que ha causado una caída de la ayuda internacional después de que muchos donantes hayan recortado su financiación en favor del país europeo. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.