“Pagué 400 yuanes (60 dólares) por dos chuletas de cerdo podridas”, dice exasperado Will Liu, un residente en Shanghái, quien compró estos alimentos en línea cuando tenía hambre durante la segunda semana de confinamiento por covid en la ciudad.

Mientras China continúa con su estrategia de cero covid, Shanghái ha entrado en su quinta semana de bloqueo, en un intento por erradicar el virus en el centro financiero y de negocios del país, que alberga a 25 millones de personas.

Siguiendo las directrices del gobierno, los ciudadanos tienen que pedir comida y agua y esperar a que el gobierno les entregue verduras, carne y huevos. Pero la extensión del bloqueo ha desbordado los servicios de entrega, los sitios de internet de las tiendas de comestibles e incluso la distribución oficial de los suministros.

La BBC ha recibido numerosos mensajes públicos y privados de Shanghái sobre las dificultades para conseguir alimentos y suministros médicos desde el comienzo del bloqueo.

El suministro de alimentos del gobierno se ha visto comprometido por la magnitud del operativo. Getty Images

El suministro de alimentos del gobierno se ha visto comprometido por la magnitud del operativo. Getty Images

Will Liu, de 28 años, es de Taiwán y lleva casi siete años viviendo en Shanghái.

Le cuenta al servicio chino de la BBC que había almacenado comida suficiente para cinco días, la duración del encierro original anunciado por el gobierno, pero que luego el confinamiento se extendió.

“Las autoridades siguieron ampliando los plazos de los cinco días originales de cierre para hacerlos cada vez más largos. La vida de todo el mundo ha dado un vuelco”.

Will sólo tiene un microondas para cocinar en casa y, a medida que avanzaba el bloqueo, se quedó sin comida.

“En la segunda semana de confinamiento, encontré un sitio web de comida para llevar que anunciaba ‘chuletas de cerdo por 400 dólares canadienses (60 dólares estadounidenses)’. Me moría de hambre, así que hice un pedido. Pero lo único que recibí fueron dos trozos de carne podrida. Conseguí que me devolvieran el dinero, pero me sentí muy defraudado por todo el asunto”.

Los 25 millones de habitantes de Shangái dependen del suministro oficial de comida. Reuters

Los 25 millones de habitantes de Shangái dependen del suministro oficial de comida. Reuters

En Weibo y otras plataformas sociales de China han aumentado las publicaciones sobre los problemas para acceder a la comida en Shanghái desde que comenzó el cierre -al principio parcial- el 5 de abril.”En nuestra casa hay montones de verduras, y nuestra regrigeradora no funciona bien, así que nuestra única opción es dejar estas verduras afuera. Están a punto de pudrirse. Pero tenemos que hacerlo. Si no lo hacemos, nos moriremos de hambre”, dice uno de los mensajes.

“Hoy es el duodécimo día de confinamiento (del distrito) de Puxi. Durante estos 12 días, sólo he podido comprar una bolsa de 10 kg de arroz en Dingdong (servicio de entrega en línea)”, añade.

Consejos para comprar en línea

Will ha aprendido algunos trucos que, según él, han aumentado sus posibilidades de éxito a la hora de pedir comida por internet.

“Utilizo una pistola de masaje para tocar la pantalla del móvil. Puede golpear la aplicación unos cientos de veces por minuto, lo que aumenta enormemente la eficacia de mis pedidos de comida”, dice.

Will Liu muestra el dispositivo que utiliza para ordenar comida cuando los alimentos se vuelven disponibles. Will Liu

Will Liu muestra el dispositivo que utiliza para ordenar comida cuando los alimentos se vuelven disponibles. Will Liu

“Mis amigos y yo hemos recibido ayuda de amigos de fuera de Shanghái para hacer frente a la escasez de alimentos. De momento, sólo hacemos una comida al día”, añade el bloguero.

Shanghái ha registrado unos 400.000 casos de covid durante la actual oleada. El domingo 24 de abril, el número de muertos diariosfue de 39. Muchos han sido ancianos y personas no vacunadas con problemas de salud subyacentes.

En mensajes enviados en privado al sitio web del servicio chino de la BBC, los residentes han criticado la respuesta del gobierno a la propagación de la variante ómicron en la región.

Otros han expresado su desaprobación por la cobertura de los medios de comunicación occidentales.

Vallas verdes

Las vallas verdes han aparecido en las calles de Shangái. Reuters

Las vallas verdes han aparecido en las calles de Shangái. Reuters

En el marco de estas medidas contra el brote de covid, las autoridades han instalado vallas para restringir los movimientos de la población.

Estas barreras de color verde, de unos dos metros de altura, han aparecido sin previo aviso en el exterior de los edificios donde habita gente que tiene prohibida la circulación, edificios designados como “zonas selladas” en las que al menos una persona ha dado positivo por covid-19.

Todas las personas que viven dentro de una “zona sellada” tienen prohibido poner un pie fuera de sus casas, tengan o no el virus.

No está claro por qué los funcionarios han empezado a construir las vallas.

Un aviso fechado el 23 de abril de una autoridad local que se está compartiendo en línea decía que estaba imponiendo una “cuarentena dura” en algunas zonas.

En los últimos días se han difundido en las redes sociales chinas imágenes de trabajadores con trajes blancos para materiales peligrosos sellando las entradas a ciertos bloques con estas vallas.

La BBC no ha podido verificar estas imágenes, pero ha hablado con un ciudadano extranjero que vive en Shanghái y que dijo que hace tres días aparecieron vallas verdes en su propio complejo residencial.

El residente, que pidió no ser identificado, dijo que la puerta principal de su complejo fue encadenada hace tres semanas después de que cree que uno de sus vecinos dio positivo por el virus.

Pero el jueves dijo que los trabajadores instalaron una nueva barrera sin previo aviso.

“Hay un largo pasillo en nuestro recinto, y dentro del largo pasillo pusieron otra valla verde hace tres días”, describió por teléfono. “Nadie nos dijo el motivo de su instalación”.

“Nadie puede salir”, dijo. “Me siento impotente. No sabes cuándo va a terminar el encierro”.

“Si tu zona está vallada, ¿qué pasa si se produce un incendio? No creo que nadie en su sano juicio pueda sellar las casas de la gente”, concluyó.

Algunos residentes que obtuvieron un segundo examen negativo de covid se apresta para dejar un centro de confinamiento. EPA

Algunos residentes que obtuvieron un segundo examen negativo de covid se apresta para dejar un centro de confinamiento. EPA

Otras medidas introducidas recientemente en la ciudad incluyen la colocación de alarmas electrónicas en las puertas para evitar que los infectados salgan y la evacuación forzosa de los residentes para permitir la desinfección de sus hogares.

Las autoridades de Shanghái también han ordenado que todos los pacientes infectados y sus contactos cercanos sean trasladados a una cuarentena centralizada gestionada por el gobierno.

Aunque las autoridades consiguieron mantener los niveles de infección relativamente bajos al principio de la pandemia, los cierres posteriores han tenido dificultades para contener las variantes recientes del virus más transmisibles. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.