El expresidente de Burkina Faso Blaise Compaoré fue condenadoeste miércoles, “in absentia”, a cadena perpetua por el asesinato de su antecesor, Thomas Sankara (1984-1987), conocido como el “Che Guevara” africano, al final de un juicio en el que diez personas más fueron sentenciadas a diversas penas de cárcel.

El fallo de un tribunal militar en Uagadugú, capital burkinesa, hizo posible así la justicia reclamada sin cesar por el pueblo burkinés y los partidarios y familiares de Sankara tras más de treinta años de impunidad.

“Es un día de justicia no sólo para Thomas Sankara y sus compañeros, sino para todo el pueblo de Burkina Faso”, dijo a Efe Prosper Farama, abogado de la familia Sankara.

El tribunal militar, que comenzó el pasado 11 de octubre el juicio histórico sobre el asesinato en 1987 de Sankara y doce de sus acólitos, emitió el veredicto tras seis meses en los testificaron más de 110 testigos para arrojar luz a un dossier de más de 20.000 páginas.

En la sala del tribunal, habilitada al efecto en el barrio capitalino de Ouaga 2000, reinaba esta mañana la calma, tanto en el banquillo de los acusados como en el resto de la sala abarrotada por decenas de personas que asistieron a este evento histórico.

Con rostro serio, la viuda de Sankara, Mariam, tomó asiento unos minutos antes del veredicto y el presidente del tribunal, Urbain Méda, acompañado de su corte, entró solemnemente en la sala.

Cadena perpetua

En esta foto de archivo tomada el 17 de diciembre de 2009, el presidente de Burkina Faso, Blaise Compaoré, da una conferencia de prensa en el Bella Center de Copenhague el día 11 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

En esta foto de archivo tomada el 17 de diciembre de 2009, el presidente de Burkina Faso, Blaise Compaoré, da una conferencia de prensa en el Bella Center de Copenhague el día 11 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. (Olivier Morin/AFP/)

El tribunal sentenció a cadena perpetua a los tres principales acusados por el magnicidio: el expresidente Compaoré (1987-2014); el jefe de su dispositivo de seguridad en 1987, Hyacinthe Kafando; y el general Gilbert Diéndére, imputado por atentado a la seguridad del Estado, complicidad en asesinato y ocultación de cadáveres.

Unas condenas muy superiores a las solicitadas por la Fiscalía militar el pasado febrero, cuando pidió 30 años de prisión firme para Compaoré y Kafando, sentenciados “in absentia” por estar exiliados, y 20 años para Diéndére, quien ya cumple una condena de 20 años de cárcel por haber liderado el intento de golpe de Estado en Burkina Faso en septiembre de 2015.

El tribunal, además, ordenó la inhabilitación de sus cargos y condecoraciones.

Asimismo, ocho acusados fueron condenados a penas que van desde los tres años de prisión firme para el conductor de Diéndére por manipulación de testigos, a los 20 años de prisión firme para dos de los acusados de complicidad de asesinato y de ayudar e incitar a atentar contra la seguridad del Estado.

Finalmente, tres de los 14 acusados, fueron declarados no culpables, entre ellos dos médicos militares a los que se les imputaba falsificación de escritura pública por indicar en el certificado de defunción de Sankara que la causa de la muerte fue “natural”.

Tensión en la sala

Cuando se anunció el veredicto, las reacciones en la sala se dividieron en dos: los parientes de las víctimas y partidarios de Sankara, que clamaban por la justicia y la victoria; y los seguidores de Diéndére que exigían su liberación, recordando que Sankara también había provocado víctimas.

La tensión aumentó hasta el punto de que un partidario de Sankara y un seguidor de Diéndére casi llegan a las manos, aunque finalmente fueron separados por la seguridad y conducidos fuera de la sala.

Para los abogados de las partes civiles, es un alivio después de más de treinta años y, según señaló Farama a Efe, “este día debería marcar el inicio de una nueva era para la justicia burkinesa”.

Latif Dabo, uno de los abogados de Dienderé, declaró a Efe su descontento y sorpresa ante el veredicto, si bien tienen quince días para apelar.

“No podemos estar contentos. Cuando vamos a un juicio es para ganar. Nos sorprende la severidad de la sentencia. Vamos a tener una reunión informativa con el cliente para ver qué se debe hacer a continuación”, dijo Dabo.

Líder carismático

En esta foto de archivo tomada el 2 de septiembre de 1986, el capitán Thomas Sankara, presidente de Burkina Faso, da una conferencia de prensa, el 2 de septiembre de 1986, durante una cumbre de países.

En esta foto de archivo tomada el 2 de septiembre de 1986, el capitán Thomas Sankara, presidente de Burkina Faso, da una conferencia de prensa, el 2 de septiembre de 1986, durante una cumbre de países. (AFP/)

Sankara fue asesinado el 15 de octubre de 1987 a los 37 años, junto a doce de sus colaboradores después de que un comando golpista, liderado por Compaoré, asaltara su despacho.

El carismático líder había llegado al poder en 1983 en un golpe de Estado organizado junto a Compaoré, entonces su mejor amigo y compañero de armas.

Sankara destacó como un panafricanista y un revolucionario, inspirado por figuras como el entonces presidente de Cuba, Fidel Castro, o el guerrillero y político argentino nacionalizado cubano Ernesto “Che” Guevara.

La investigación sobre el asesinato estuvo bloqueada desde que Compaoré sustituyó a Sankara en la jefatura del Estado, desde su muerte hasta octubre de 2014, cuando dimitió y se exilió en la vecina Costa de Marfil, tras las revueltas civiles acaecidas cuando intentó modificar la Constitución para mantenerse en el poder.

A pesar de que el Gobierno de transición formado tras la caída de Compaoré autorizó la exhumación del cadáver del exmandatario para realizar pruebas de ADN, éstas resultaron inconcluyentes.

No obstante, los expertos aseguraron que el cuerpo recibió varios disparos, lo que concordaba con el testimonio de testigos del asesinato de Sankara y dio esperanzas para que pudiera celebrarse el juicio que hoy terminó con más de tres décadas de impunidad. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.