Colombia vivió el último domingo una jornada electoral que dejó un hito en la historia política de ese país. Por primera vez, la tendencia de izquierda logró el máximo cargo y tomará políticas públicas a través del presidente electo Gustavo Petro.

La victoria de Petro, que tendrá como vicepresidenta a la luchadora ambientalista y feminista afroamericana Francia Márquez, se da en un ambiente de fuerte polarización, que ha dejado a la sociedad colombiana dividida en dos sectores con sensibilidades políticas y modelos de país antagónicos, y ha disuelto el modelo de alternancia en el poder que históricamente se dividieron gobernantes liberales y conservadores.

Buscar unir a Colombia y ganar credibilidad entre empresarios y militares, estos son los retos del izquierdista Gustavo Petro

Sin embargo, en las últimas elecciones en Latinoamérica, los gobiernos de izquierda han vuelto a captar al electorado.

Con la única excepción de Costa Rica, donde el triunfo fue para el aspirante populista Rodrigo Castro, las últimas elecciones presidenciales han visto vencer a candidatos de izquierda, primero en Perú, con Pedro Castillo; después en Chile, con Boric, y en Honduras, con Xiomara Castro, y ahora en Colombia.

De sangre conservadora es la primera dama colombiana Verónica Alcocer, quien acompañará al izquierdista Gustavo Petro

Y si en los comicios de octubre próximo se cumplen los pronósticos que le dan a Luiz Inácio Lula da Silva una ventaja de 10 puntos sobre el actual presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, las seis economías más grandes de la región estarán gobernadas por la izquierda, culminando así un proceso político iniciado hace un par de años.

Colombia eligió por primera vez a un presidente de izquierda.

Colombia eligió por primera vez a un presidente de izquierda.

En ese caso, Suramérica solo contaría con gobiernos conservadores en Paraguay (Mario Abdo Benítez), Uruguay (Luis Lacalle Pou) y Ecuador (Guillermo Lasso).

Más confusa es la situación en Centroamérica, donde por su origen o afiliación nominal existe una mayoría de gobernantes que teóricamente pueden ser adscritos a la izquierda, como Xiomara Castro (Honduras), Daniel Ortega (Nicaragua), Laurentino Cortizo (Panamá) y Nayib Bukele (El Salvador).

Gustavo Petro a sus electores: ‘A partir de hoy Colombia cambia, Colombia es otra’

Sin embargo, este último caso es muy discutible, dado que Bukele procede de las filas del revolucionario Frente Farabundo Martí de la Liberación Nacional, pero ganó las elecciones como candidato de Nuevas Ideas, partido integrado en la conservadora Gran Alianza por la Unidad Nacional, y gobierna desde 2019 con unos modales desideologizados propios del populismo autoritario.

Comparación con otros mandatarios de izquierda

Petro ha señalado como sus referentes de izquierdas a Luiz Inácio Lula da Silva o Rafael Correa. De acuerdo a Yann Basset, profesor de ciencia política en la Universidad del Rosario en Bogotá, en BBC Mundo, el nuevo mandatario colombiano “viene de una tradición de izquierda nacionalista y antiimperialista, un poco parecida quizás a la que inspira a López Obrador en México”.

Además de un estilo agresivo con discursos en ocasiones populistas que puede generar temores a que presente su mandato rasgos autoritarios, “otra vez al estilo de lo que está pasando en México”.

Elecciones en Colombia: Guillermo Lasso pide a Gustavo Petro “fortalecer amistad entre los dos países”

En cambio con Boric, se asemejan en la promesa de reformas estructurales para poner al Estado en el centro de sus proyectos.

Dentro de otros representantes de la izquierda se proyecta su enfoque prohibicionista de las drogas que lo acerca a figuras como el uruguayo José Mujica.

Adam Isaacson, un experto en Colombia de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) señaló en BBC Mundo que todavía es incierto el tipo de gobernante de izquierda que será Petro después que asuma en agosto. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.