Las autoridades de Shanghái defendieron el lunes la polémica medida de separar los niños con covid-19 de sus padres, una iniciativa que busca frenar los contagios en la metrópolis confinada de 25 millones de habitantes.

La capital económica china es actualmente el epicentro del peor brote de coronavirus en China desde principios de 2020, debido a la variante ómicron.

En China, cualquier persona que dé positivo, aunque sea asintomática o tenga una infección leve, tiene que estar aislada de las personas no contagiadas. Las autoridades de Shanghái confirmaron el lunes que la medida también se aplica a los menores, incluso si son bebés.

Este dispositivo ha causado ansiedad y estupor entre las familias de la metrópolis.

“Si el niño tiene menos de siete años, estos niños recibirán tratamiento en un centro público de salud”, dijo Wu Qianyu, una responsable de los servicios de salud municipales.

“Para los niños mayores o los adolescentes (…) los estamos aislando principalmente en lugares (de cuarentena) centralizados”, añadió.

La funcionaria explicó que “si uno de los padres está infectado, podrá acompañar al niño y cuidarlo” en un lugar especial “donde serán tratados”.

Las personas reciben alimentos en el recinto en cuarentena en medio del cierre, en el lado de la ciudad de Puxi, en Shanghai, ciudad que impuso un estricto bloqueo en medio de resurgimiento de COVID- 19. EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI

Las personas reciben alimentos en el recinto en cuarentena en medio del cierre, en el lado de la ciudad de Puxi, en Shanghai, ciudad que impuso un estricto bloqueo en medio de resurgimiento de COVID- 19. EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI (ALEX PLAVEVSKI/)

En las redes sociales, varias familias han mostrado su indignación por esta medida.

“¿Los padres tienen ahora que ‘cumplir las condiciones’ (estar contagiado) para acompañar a sus hijos? ¡Es absurdo! Es un derecho elemental”, decía un usuario en la red social Weibo.

Varios videos no verificados circulan estos días mostrando niños pequeños y bebés sin acompañantes en centros de salud públicos.

Entretanto, el descontento crece en Shanghái ante la incapacidad de las autoridades a frenar el número creciente de contagios.

El ministerio de Salud anunció el lunes más de 9.000 nuevos casos en la ciudad, 95% de ellos asintomáticos.

Tras varias semanas de cierres específicos de recintos residenciales, Shanghái decretó estos últimos días confinamientos estrictos de la parte este, y luego oeste, de la ciudad.

Este confinamiento debía terminar el martes, pero será prolongado debido al aumento incesante de casos.

“Vamos a continuar haciendo test, prosiguiendo el examen (de casos positivos) y el traslado de las personas” infectadas hacia centros de cuarentena, informaron las autoridades sanitarias locales el lunes por la noche.

“La ciudad continuará aplicando el confinamiento” hasta que se anuncien las nuevas medidas, añadieron.

Ante estas restricciones, muchos habitantes de la metrópolis se quejan de los problemas para conseguir alimentos frescos o acceder a hospitales.

Tradición de quemar dinero ficticio en el cementerio de Wolong. EFE/EPA/WU HAO

Tradición de quemar dinero ficticio en el cementerio de Wolong. EFE/EPA/WU HAO (WU HAO/)

Homenaje a los muertos ‘en la nube’

Ante el aumento de casos de covid-19 y la cancelación de eventos multitudinarios, millones de chinos decidieron quedarse en casa durante estas fiestas de Qing Ming o Día de Barrer las Tumbas, en las que recurrieron a servicios en línea para conmemorar a sus fallecidos.

Tradicionalmente, durante la fiesta de Qing Ming, los chinos visitan los cementerios, donde limpian y adornan las tumbas de sus familiares y hacen ofrendas de comida o dinero ficticio, y aprovechan los días festivos para viajar.

Restricciones de viaje

Sin embargo, las cifras récord de contagios no vistas desde el inicio de la pandemia a raíz de rebrotes localizados en el noreste y el este del país han causado un fuerte descenso de los desplazamientos: este lunes, festivo en China, 19 millones de personas se desplazaron en China por tierra, mar o aire, cifra que supone un descenso del 62,6 % con respecto al año pasado, según el Ministerio de Transporte.

La ciudad de Shanghái, habitual destino y punto de partida de turistas en los días festivos, se halla confinada parcialmente por un rebrote que deja más de 60.000 casos activos, la gran mayoría de ellos asintomáticos. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.