Casi dos semanas después del brutal incidente, la joven de 16 años aún se despierta en la noche llorando y gritando. Así lo reveló la madre de la chica, Amanda Carnicero, y aseguró que también le da miedo salir a la calle.

El violento incidente se registró en el concejo de Langreo en Asturias, España, el pasado 28 de junio. En la madrugada, dos adultos, un hombre y una mujer, se abalanzaron sobre la adolescente, la golpearon, arrastraron por el piso y le cortaron el cabello, tal como reseñó El Español.

De nada le valió gritar e intentar defenderse, la pareja de adultos la sometió y lograron arrancarle 300 gramos de cabello. Todo esto mientras el exnovio de la menor de 16 años grababa un video que luego difundió en las redes sociales.

¿Quién fue Yrma Lydya: La cantante mexicana de 21 años fue asesinada por su esposo de 79, mientras discutían acaloradamente en un restaurante

El brutal ataque a una menor de 16 años que su exnovio grabó en video

Todo comenzó el lunes 27 de junio. A eso de las 18:00, una mujer de 30 años, un hombre de 46 y el exnovio de la menor se presentaron en el domicilio donde vive la menor con su abuela.

Tras varias amenazas entraron en la vivienda, irrumpieron en la habitación de la chica y, según su propio testimonio, “lo revolvieron todo”, contó a El Diario Montañés.

Luego, sin encontrar ninguna prueba del supuesto robo de un celular y una tablet, abandonaron el domicilio mientras mantenían su acusación contra ella.

Sobre la una de la madrugada del 29 de junio, el timbre del domicilio sonó. En esta ocasión era la expareja de la adolescente que, con la excusa de devolverle un chándal, la convencía para bajar al portal a pesar de la oposición de su abuela.

Tras conocer los hechos, la progenitora acudió con su hija al médico y a las dependencias de la Policía Nacional de Langreo a interponer la denuncia.

Tras conocer los hechos, la progenitora acudió con su hija al médico y a las dependencias de la Policía Nacional de Langreo a interponer la denuncia. (la Nueva España /)

Nada más abrirse la puerta del ascensor, sus presuntos amigos de 30 y 46 años se abalanzaron sobre ella, la tiraron en el suelo y con unas tijeras y una máquina de afeitar intentaron raparle la cabeza.

Durante varios minutos la menor gritó intentando defenderse hasta que los vecinos abrieron la puerta y los agresores huyeron al igual que su expareja, quien en todo momento se mantuvo en el portal grabando la agresión.

Los vecinos avisaron del suceso a la Policía, que acudió hasta el lugar. La menor se refugió en su domicilio y convenció a su abuela para no contarle a su madre lo sucedido.

Ese mismo día, una conocida de la madre le envió el video de la agresión a su hija. “Es terrible, mi hija no deja de gritar y de moverse, me aterroriza verlo”, explicó la madre.

En Venezuela se reportan 97 femicidios en cinco meses del 2022

Aún se desconocen los motivos del brutal ataque

Tras conocer los hechos, la progenitora acudió con su hija al médico y a las dependencias de la Policía Nacional de Langreo a interponer la denuncia. “Tenía 300 gramos de pelo que le arrancaron, heridas en una pierna, moratones y muchos golpes”.

Los agentes detuvieron a los dos agresores que pasaron una noche en el calabozo. Sin embargo, al día siguiente salieron libres con cargos mientras continúa la investigación.

El vídeo de la agresión lleva días en las redes sociales y la madre de la menor lo presentó en comisaría como parte de la denuncia. La agresión está ahora en manos de la Fiscalía de Menores a la espera de juicio.

“Llevo más de un año intentando que mi hija no anduviese con esas compañías, pero es rebelde. Ahora se ha dado cuenta que no eran sus amigos.

Tiene temor porque la supuesta agresora “continúa difundiendo falsedades sobre mi hija y sobre mí en redes sociales. No se muestra arrepentida. Tenemos miedo”, aseguró Carnicero.

(I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.