Los médicos de Zaporiyia, una ciudad industrial al sur de Ucrania, están entre el juramento hipocrático y la lealtad al país, aunque desde el comienzo del conflicto Rusia-Ucrania, cumplen al pie de la letra el código de honor de un profesional de la salud.

Desde el 24 de febrero, cuando Vladimir Putin ordenó la invasión al país vecino, el médico Ali Shakh cura las heridas que las tropas rusas causan a sus compatriotas, pero como un niño cuando no quiere hacer algo, también atiende a los soldados enemigos, a quienes aprovecha para posibles intercambios de prisioneros, reseñó France 24.

“Siempre dije que iría a Ucrania y la encontraría”: Dos hermanas separadas en la infancia logran reencontrarse por mensajes de Facebook tras comenzar la invasión Rusia

Médicos ucranianos entre el juramento hipocrático y la lealtad a la patria

Farad Gokharovitch Ali Shakh prácticamente vive en el hospital militar de Zaporiyia, a decenas de kilómetros del frente de batalla. Su día laboral dura 20 horas y llega a operar hasta a 20 pacientes de forma continua diariamente, mientras en las noches se escucha el estruendo de las bombas a la distancia.

Desde el pasado 24 de febrero se colgaron lonas gruesas en las ventanas del hospital para evitar ser muy visibles desde el aire y no convertirse en blanco de un ataque nocturno ruso. Además, impedir que, en caso de bombardeo, los fragmentos de cristal hieran a los pacientes.

La OMS deploró el sábado los “200 ataques a centros de salud” de Ucrania desde el inicio de la invasión. Este es uno de los tantos crímenes de guerra que ha cometido Rusia durante la invasión.

Durante la mayor parte del día, el hospital está a oscuras, incluso en el día. Las conversaciones se desarrollan a la luz de una lámpara de escritorio, mientras que las radiografías de pacientes toman tintes espectrales, aunque las fotos que Ali Shakh tiene en su teléfono son más sangrientas.

Se refieren a los soldados rusos como los “animales”

El médico asegura que “atendemos también a los soldados rusos, aunque tal vez no deberíamos. Tal vez deberíamos dejarlos allí para que fertilicen nuestra tierra”.

Shakh admite que hay “falta de motivación” a la hora de curar las heridas del enemigo. “Pero si los tratas bien, pueden intercambiarlos por soldados ucranianos” capturados por los rusos y además de respetar su juramento hipocrático, esa es la otra razón. En realidad, el profesional de la salud salva a sus connacionales por cada ruso que sana.

Shakh admite que hay “falta de motivación” a la hora de curar las heridas del enemigo.

Shakh admite que hay “falta de motivación” a la hora de curar las heridas del enemigo.

El recinto de salud padece de recursos limitados. Esto por la urgencia de la situación y las cajas de ropa y productos médicos en los pasillos retratan la cara de la guerra en el nosocomio. Los cirujanos deben hacer sacrificios para curar a los “animales”, dice el mayor Viktor Pyssanko, director del hospital militar de Zaporiyia, en referencia a los rusos.

Los soldados rusos “son jóvenes sin cerebro empapados de “propaganda”, agregó. Según Pyssanko, ellos dicen querer “liberar” a Ucrania, pero también “quieren matar al mayor número posible de ucranianos”.

Admite que el hospital de Zaporiyia “intenta” salvar al mayor número posible con la única intención de “intercambiarlos por nuestros propios soldados”.

Sin embargo, asegura que “esos tipos parecían deprimidos, devastados, pero no agresivos. Por ello no sentimos nunca la necesidad de ser despectivos con ellos”.

Entre los cuidadores, el humor negro es la norma. “Bromeamos con que podríamos hacerles daño, pero eso se acaba a la hora de trabajar y de honrar nuestro juramento hipocrático”, dijo Pyssanko, quien afirmó que “nunca he sentido el deseo de estrangular” a los soldados rusos. “Si tuviera ese pensamiento, no sería médico”. (I)

El hospital de Zaporiyia “intenta” salvar al mayor número posible con la única intención de “intercambiarlos por nuestros propios soldados”.

El hospital de Zaporiyia “intenta” salvar al mayor número posible con la única intención de “intercambiarlos por nuestros propios soldados”.

Te recomendamos estas noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.